23.9.14

La economía española está consolidando su propio círculo de empobrecimiento: no hay financiación, continúa la destrucción de empresas, y del empleo...

"(...) ¿Cómo se pagan las deudas? Con los recursos generados en la economía nacional que, en vez de aplicarse sobre la misma, se aplican al pago de la deuda. Y aquí empezó el desastre. Se optó por la política más arriesgada: mejorar la competitividad exterior de la economía española. 

 No es que este objetivo no sea deseable, es que es el más incierto, en tanto que depende del comportamiento de actores ajenos a la propia economía española: la evolución de nuestros socios comerciales, particularmente de la Unión Europea, del tipo de cambio para los externos a la Unión, del precio de las importaciones de difícil sustitución (como la energía y otras materias primas, pero también de muchos bienes de capital y de consumo de lujo) e, incluso, de la incertidumbre política internacional. Además, la decisión se tomó en plena tormenta de la crisis internacional.

La mejora de la competitividad es resultado de múltiples factores: los costes de producción, la organización empresarial, los costes de localización (geográficos y administrativos), la mejora del acceso a nuevas infraestructuras, el espíritu emprendedor, la paz social en los centros de trabajo o el grado de preferencia de los consumidores nacionales por la producción nacional, entre muchos. Todos ellos pueden ser considerados factores estructurales.

Pues bien, entre todos ellos, se primó la mejora de los costes de producción, pero no de cualesquiera, sino que se eligió el coste del trabajo, mediante una serie de reformas laborales. La disminución del coste del trabajo debiera facilitar la reducción de los costes de producción y distribución, mejorar la competitividad de los productos y, así, favorecer el espíritu emprendedor hacia nuevas inversiones (por ser más atractiva la rentabilidad de los negocios y por el desánimo ante el trabajo por cuenta ajena). 

Claro que, como en toda crisis, este hecho ha sido una oportunidad bien aprovechada por otros, como, por ejemplo, por el sector energético nacional que no ha dudado en subir los precios desde su posición oligopólica (¿por qué será tan difícil construir el mercado energético europeo?).

Pero, ¿y el sector financiero?, ¿y el sector de la construcción? Pues han quedado libres de las reformas estructurales. El sector financiero ha visto reducir el número de bancos –con coste para el contribuyente, por cierto- sin que se haya impulsado la competencia en su mercado. Al contrario, seguimos sin crédito y con limitaciones oficiales en la competencia por el pasivo. La opción de un a banca pública activa se ha descartado, ni se ha discutido.  (...)

Al mismo tiempo, se han destruido empresas y empleo, se han reducido los salarios y se está contrayendo el gasto público. Los componentes nacionales de la demanda efectiva se han debilitado hasta el punto de que su reanimación solo se hace desde los sectores sociales de rentas altas y medias altas, con un impacto negativo en el crecimiento de las compras al exterior, como ponen de relieve las nuevas importaciones de vehículos de alta gama favorecidas con los sucesivos PIVES.

En definitiva, la economía española está consolidando su propio círculo de empobrecimiento: no hay financiación, continúa la destrucción de empresas, no se amplía la capacidad de empleo, no se impulsa la demanda hacia la producción nacional, las exportaciones se estabilizan, no se invierte y no se generan rentas salariales mientras que la desigualdad se acentúa, el riesgo de pobreza y la pobreza misma se extiende y se fortalecen posiciones oligopólicas en el mercado nacional. (...)"            (La economía española en su círculo vicioso, de J. Manuel García de la Cruz en Zona Crítica de eldiario.es, en Caffe Reggio, 20/09/2014)

El número de hospitales privados en España ya supera al de públicos: suponen el 55% del total... pero el 96% de sus gastos siguen corriendo a cargo del erario público

"La sanidad pública ha dejado de ser mayoritaria en España. Así lo constata el informe de la OCDE sobre "Variaciones geográficas en la atención sanitaria" en el que asegura que en España el 55% de los hospitales son ya privados y sólo el 45% de titularidad pública. 

Según las cifras de la OCDE, a fecha de 2013 el 39% de los hospitales son ya privados y otro 16% más son concertados. Pese a ello, el 96% de los gastos siguen corriendo a cargo del erario público, subraya el organismo internacional, que asegura que esos pagos se fijan "por adelantado".

Según el informe del organismo internacional, gasto sanitario en España es de 2.372 por cabeza queda ligeramente por debajo del que emplea la media de la OCDE que gasta unos 2.548 euros per cápita. Sin embargo, la prestación de servicios es muy inferior a la de otros países. 

Así, frente a las 5,0 camas por cada 1.000 habitantes con que cuenta la media de la OCDE, España sólo ofrece 3,2 por cada 1.000 habitantes. La OCDE apunta a una reducción en el número de camas durante la crisis y señala que esas camas se han privatizado en la mayoría de autonomías hasta alcanzar el 40% en autonomías como Navarra, Murcia o Canarias.   

Los recortes no sólo han disminuido el número de camas sino también los tiempos de estancia hospitalaria. Según los datos de la OCDE, sólo un procedimiento médico ha aumentado: las operaciones quirúrgicos ambulatorias, es decir, sin ingreso hospitalario.

Igualmente, la privatización de la sanidad deja datos llamativos como el recurso a las cesáreas, hasta 2 veces más frecuentes en los hospitales privados que en los públicos. Las cesáreas son procedimientos que se siguen en el 25% de los casos como media pero a los que se recurre con una distribución de 60:40 a favor de los hospitales privados. "La variación en los porcentajes de cesáreas no pueden ser atribuidos a diferencias en las necesidades" concluye la OCDE que recomienda desarrollar un sistema de seguimiento de los datos. (...)"          (Vox Populi, 17/09/2014)

La economía europea cayó en la trampa de la liquidez. Las empresas europeas, en 2012, poseían en efectivo 2,4 billones de euros. Algo nunca visto

"(...) Debido a las políticas de los bancos centrales y los gobiernos, las economías de la mayoría de las naciones industrializadas cayeron en lo que Keynes llamó la trampa de la liquidez.

 Mientras que los bancos centrales inyectan liquidez y bajan los tipos de interés, los bancos y las grandes empresas privadas prefieren mantener ese dinero al alcance de la mano, para hacer frente a los duros golpes asociados con las bombas de tiempo que tienen en sus balances y las nuevas burbujas que contribuyen activamente a fabricar [14]

Las empresas industriales y de servicios consideran que no vale la pena invertir puesto que la demanda privada y pública es anémica. Se sientan virtualmente sobre un enorme montón de dinero en efectivo o lo utilizan para especular. 

Las empresas europeas, en 2012, poseían en efectivo 2,4 billones de euros – 2 400 000 000 000 € (es decir, ¡16 veces el presupuesto anual de la Unión Europea!) [15] . Algo nunca visto.

Según Keynes, para salir de la trampa de la liquidez, es necesario que los gobiernos aumenten el gasto público para impulsar la demanda y, por lo tanto, la economía: gastos de inversiones (se podría, por supuesto, hacer unas fuertes inversiones en transición ecológica, energías renovables, grandes obras públicas útiles, escuelas y edificios de la comunidad), gastos para contratar personal en los servicios públicos con mejores salarios, gasto social (salud, educación, servicios sociales), gasto para aumentar los montos de las pensiones y de diversos beneficios sociales ... 

Pero de eso, los bancos centrales y los gobiernos no quieren oír ni hablar porque quieren ir más lejos en sus ataques contra las conquistas sociales. (...)"              (Éric Toussaint, CADTM, en Rebelión, 12/09/2014)

Europa parece decidida definitivamente a auto-inmolarse de la mano de los Estados Unidos

"(...) Europa debe buscar una voz propia, contribuir a la búsqueda de soluciones cooperativas. Los europeos, a partir de nuestro proyecto común, con todas sus contradicciones y profundas diferencias, tenemos mucho que aportar sobre cómo, desde un punto de vista práctico, podemos solucionar conflictos de intereses integrando la heterogeneidad.

Como siempre hemos defendido desde estas líneas, Europa, junto a los países BRICS, debería haber impulsado el proceso de creación de una nueva divisa de reserva mundial y un nuevo sistema monetario y financiero. Era una prioridad estratégica. Sin ella, nada significativo y sostenible puede hacerse ya que toda medida que se implemente se encuentra pervertida por un patrón, el del dólar, devenido frágil, elástico e imprevisible.

 Por lo tanto, Europa debe rechazar sin paliativos la propuesta del Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos. Se trata de una huida hacia adelante, con la intención última de crear una nueva divisa internacional, el eurodólar, imposible ya de materializar.

Como segunda prioridad Europa debería haber promovido el control público parcial o completo de los principales establecimientos financieros mundiales. Y finalmente, junto a los BRICS, debería haber lanzado un vasto programa decenal de infraestructuras públicas a escala mundial.

 Por “infraestructuras” nos referimos a un conjunto de servicios públicos como la educación, el acceso a la asistencia médica y a los servicios esenciales (agua, electricidad, telecomunicación), así como programas científicos emblemáticos (medicina, espacial, energía).

Todo ello garantizaría de manera eficaz y sostenible el crecimiento mundial utilizando mejor los desequilibrios actuales en materia de recursos financieros: los países que gozan de excedentes considerables encuentran de esta forma un medio útil y seguro para reciclarlos. Sin embargo, Europa parece decidida definitivamente a auto-inmolarse de la mano de los Estados Unidos. "            (Juan Laborda, Vox Populi, 23/08/2014)

El dinero de los rescates fué a parar a las cuentas de los billonarios... a través de la especulación en bolsa

"Los más ricos del mundo aumentaron su riqueza en un 12 por ciento en el último año llevándola a 7,3 billones de dólares, cifra equivalente al PIB combinado de Francia, el Reino Unido e Italia. 

El informe dado a conocer esta semana por Wealth-X y UBS, señala que la personas con una riqueza superior a los 1.000 millones de dólares aumentaron este año en 155 personas totalizando 2.325 integrantes de este selecto club que al año 2009 tenía solo 1.360 miembros. 

Esto confirma que la crisis financiera, que tiene hoy a la economía mundial en el más serio estancamiento económico, ha sido un espléndido negocio para la élite de los ultra ricos.

Los multimillonarios conforman el 0,000033 por ciento de la población mundial y este pequeño estrato social de 2.325 personas posee 4,5 veces la riqueza total de la mitad más pobre del planeta, es decir, de 3.500 millones de personas. Un dato importante es que las principales fuentes impulsoras de la riqueza de los multimillonarios son el mercado de valores y el capital financiero, justamente donde han ido a parar gran parte de las ayudas públicas con cargo a todos los contribuyentes. 

Por eso no debe sorprender que Europa y Estados Unidos se disputen por igual el predomino de los más ricos: Europa con 775 multimillonarios que ostetan una fortuna de 2,38 billones de dólares; y Estados Unidos con 609 miembros que acumulan una fortuna de 2,37 billones de dólares. (...)

Estos son los datos que mejor grafican el descalabro del mundo actual: estancamiento económico generalizado, alto desempleo y rescates multimillonarios de los gobiernos y los bancos centrales que han ido a dar directamente a los bolsillos de los más ricos. Esto confirma lo mal que funciona el sistema capitalista y su ineficacia para mejorar la distribución de la riqueza. 

Todas las políticas adoptadas desde la quiebra de Lehman Brothers, sean rescates bancarios, tasas de interés cercanas a cero o planes de flexibilización cuantitativa, han generado cuantiosos recursos para la especulación pero no han hecho nada por la economía real. Los vicios que desataron la crisis, hace seis años, se han reproducido generando nuevas burbujas. 

Por eso los multimillonarios se han hecho mucho más ricos, como muestra el informe Wealth-X y UBS. Este fenómeno no sólo ha llevado a un crecimiento explosivo de la desigualdad social, sino que también ha creado las condiciones óptimas para el estallido de una crisis mayor."             (El blog salmón, 21/09/2014)

El gasto en Sanidad ha caído un 17%

"(...) los recortes en Sanidad también están afectando negativamente a la calidad de vida de las personas mayores que no tienen recursos suficientes para sufragarse una sanidad privada. El Observatorio destaca que en relación a 2009, la partida presupuestada en España para sanidad ha disminuido casi un 17% para el año 2014.
 
Las recientes reformas introducidas por el Gobierno en el sistema de salud, y en concreto el copago farmacéutico y la reducción de las prestaciones sanitarias, están incrementando la pobreza de los beneficiarios. 

En tan solo cinco años, el gasto asumido por el sistema ha pasado de 13,39 euros a 10,68 euros, un 20,2% menos en 2013 que en el año 2009. Con los datos disponibles hasta mayo de 2014, el gasto medio por receta sigue disminuyendo y se sitúa en 10,61 euros.

Se ha incrementado en un 24% el número de pacientes en lista de espera por cada 1000 habitantes y que permanecían en las listas un promedio de 6 días más. Además, las personas con más de seis meses en las listas de espera se han prácticamente duplicado pasando del 9,4% al 16,5%.

En el año 2010 España contaba con 315,2 camas por cada 100.000 habitantes mientras que la media de la UE28 se cifraba en ese año en 538,7. El número de camas hospitalarias ha venido decreciendo en los últimos años y, aunque ocurre de forma generalizada en todos los países de la Unión y por tanto en la media UE28, en España lo hace a mayor ritmo desde el año 2007 (-5,6%). (...)"             (nuevatribuna.es | 22 Septiembre 2014)

Draghi: la recuperación "pierde impulso" por el paro y la falta de crédito... pues ha descubierto la pólvora (y lo del crédito es cosa suya ¿no es el banquero central?)

"El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha avisado este lunes de que la recuperación en la eurozona "está perdiendo impulso" y de que el elevado paro y la falta de crédito actúan como freno al crecimiento.

Draghi se ha mostrado nuevamente dispuesto a activar nuevas medidas no convencionales para combatir el riesgo de un periodo prolongado de baja inflación, pero ha reclamado a los Estados miembros reformas estructurales para que su actuación tenga efecto.

"La recuperación económica en la eurozona está perdiendo impulso", ha resaltado Draghi en una comparecencia ante la comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara. El crecimiento se estancó durante el segundo trimestre y los indicadores recibidos durante el verano son "más débiles de lo esperado", ha indicado el banquero italiano. 

La demanda doméstica en la eurozona sigue estando soportada, según Draghi, por una política monetaria acomodaticia, condiciones de financiación favorables y las reformas estructurales. 

"Al mismo tiempo, el inaceptablemente alto nivel de paro y el débil crecimiento del crédito frenarán probablemente la fuerza de la recuperación", ha alertado el presidente del BCE, que ha mencionado además los riesgos de un aumento de las tensiones geopolíticas y de "insuficientes reformas estructurales".

Tras situarse en el 0,4% en agosto, la inflación "seguirá en niveles bajos en los próximos meses, antes de aumentar gradualmente en 2015 y 2016".  (...)

En cuanto a la política presupuestaria en la eurozona, Draghi ha avisado de que socavar el Pacto de Estabilidad y Crecimiento perjudicaría a la confianza. No obstante, ha resaltado que "hay margen, dentro de las reglas del Pacto, para cierta cantidad de flexibilidad dependiendo de las condiciones en las que está cada país".

 Los países que no tienen margen presupuestario deben "dar más prioridad a la inversión productiva y a reducir los impuestos y menos al gasto corriente no productivo". Para aquellos que sí tienen margen,  como Alemania, Draghi ha aconasejado que sigan las recomendaciones de la Comisión, que apuestan por aumentar la demanda interna y la inversión en infraestructuras, educación e I+D. (...)"               (Público, 22/09/2014)

22.9.14

Las últimas cifras conocidas de deflación, deuda, crédito y morosidad definen un camino inequívoco hacia el abismo

"Las últimas cifras conocidas de deflación, deuda, crédito a la economía real y morosidad definen un camino inequívoco hacia el abismo. El IPC de agosto cayó un 0,5% en tasa interanual, algo que no es coyuntural, como decían el Gobierno y sus secuaces en febrero, sino que es el agravamiento de una tendencia de caída de precios.

 Un Gobierno de ineptos que se muestra muy ufano de la deflación salarial que han inducido por lo que supone de reducción de costes y mejora de la competitividad, pero tan ignorante que ni se da cuenta de que el descenso de salarios para conseguir una reducción de costes también disminuye el ingreso agregado de la clase trabajadora, y, en consecuencia, produce un descenso de la demanda y del precio de los bienes y servicios, lo que al final lleva a una caída del producto marginal del trabajo con desempleo.

Estos analfabetos funcionales desconocen que la forma más efectiva de elevar la demanda agregada y, en consecuencia, la inversión que depende de las expectativas es la redistribución de los ingresos de forma que se eleve la propensión al consumo. 

¿Y qué han hecho estos insensatos que nos gobiernan? Justo lo contrario: elevar la fiscalidad de la clase media y trabajadora y disminuir la de los ricos. España tiene hoy la fiscalidad más alta de la OCDE sobre la familia media y la distribución más injusta de la renta y la riqueza de toda la UE.

 Y esto nos lleva al peor de los escenarios posibles. Aunque exista crédito disponible, la falta de expectativas provocada por su disparatada política hace que no exista demanda para el mismo.  (...)

 Por otro lado, el saneamiento de la banca dista mucho de haberse terminado a pesar de los más de 300.000 millones que nos lleva costando a los contribuyentes. La morosidad oficial asciende ya al 13,5%, que es más o menos la mitad de la morosidad real que, en cifras absolutas, supera los 330.000 millones de euros. Y luego el endeudamiento.

 No solo es que Rajoy haya batido todos los récords conocidos endeudándose a una velocidad doble que la del indigente mental, es que este mentiroso compulsivo del que no se conoce ni una sola verdad ni una buena obra afirmaba muy serio antes de las elecciones que “es un disparate gastar más de lo que se ingresa”.   (...)"         (Roberto Centeno, El Confidencial, 22/09/2014)

Empobrecer a la población europea es el proyecto en curso, lo que se busca, y no una consecuencia inesperada de la austeridad

"(...) Se calcula que hoy el 20% más rico controla el 74% de los ingresos. Lo que llaman austeridad no es más que una vuelta de tuerca en esa dirección. La crisis económica, que nació de la desregulación y podía atajarse de muchas maneras, fue aprovechada para acometer un cambio drástico en el modelo social.

 Y, en Europa, para fortalecer a Alemania. Buena parte de las medidas que se han tomado tienen por lógica la de que los bancos de ese país cobren sus deudas. No de otra cosa tratan los rescates.

En España, el cambio del artículo 135 de la Constitución fue un escándalo. La nueva redacción, escrita para contentar a Angela Merkel, viene practicamente a proscribir el keynesiasmo y, por tanto, buena parte de la historia europea del siglo pasado. Los años de la crisis han visto el cambio sucesivo de leyes para favorecer la concentración bancaria y eliminar el 50% del negocio que las cajas de ahorro tenían en sus manos. 

Es, como ha escrito el profesor Josep María Vallés, una inmensa y nueva desamortización: “En el XIX, la tierra. En el último tercio del XX la empresa pública. En el XXI, se entregan las cajas al capital privado”.

Entre tanto, la estructura de la Renta es un robo. Se le atribuye a Aznar la frase “en España los ricos no pagan impuestos”. Y así es. Si los españoles conociesen cómo funciona el fisco tal vez habría una revolución. Pagar impuestos a Hacienda es cosa de pobres y de clase media. ¡Y entre tanto, la OCDE, ese grupo de prendas, recomienda seguir subiendo el IVA y bajar las cotizaciones sociales!.

 Como estaba programado de antemano, el peso de los salarios baja en la renta de España, pero el de las rentas del capital sube: la desigualdad se dispara. El Estado del Bienestar, aquel modelo social que fue fruto de una cierta coyuntura histórica, de una cierta relación de fuerzas y, por tanto, de unos ciertos miedos y esperanzas, se va disolviendo en el tiempo.

Esa es la cuestión: el capitalismo funcionaba mejor cuando había algo que lo moderaba, fuese la existencia de la URSS o los movimientos obreros. Algunos vimos el eclipse de los partidos comunistas, ahora contemplamos el de los partidos socialistas. El motivo: que el capital no quiere pactar la pervivencia del modelo social europeo. Y los partidos socialistas tenían su razón de ser, precisamente, en ser los signatarios, por el otro lado, de ese pacto.

El capital, al contrario, está empeñado en hacer “reformas estructurales”, es decir, proceder a la destrucción pausada del Bienestar tal y como lo conocimos. Merkel siempre repite, con afán misionero, que Europa representa el 7% de la población mundial, el 25 del PIB y el 50% del gasto social. 

Está sugiriendo que, para competir en el mundo global, la última cifra es insostenible. Es un “silogismo devastador” como lo denominó Martin Kettle en The Guardian. Empobrecer a la población europea es el proyecto en curso, lo que se busca, y no una consecuencia inesperada de la austeridad."            (Un silogismo devastador, de Antón Baamonde en Zona Crítica de eldiario.es, en Caffe Reggio, 14/09/2014)

La élite confiaba en que, mejorada artificialmente, vía deuda pública, la tasa de ganancia empresarial, se atraerían nuevas inversiones. No están, pero se espera la deflación

"(...) El origen de la actual crisis sistémica viene de lejos, las malas hierbas empiezan a extenderse a través de un proceso de cambio en el equilibrio del poder político y económico hacia los intereses de la élite

 Para incrementar la tasa de ganancia del capital se favoreció un deterioro de gran parte de la industria manufacturera, o bien se promocionó su traslado a países con mano de obra más barata; el movimiento sindical fue atacado y casi diezmado; los salarios se han deprimido a conciencia y han caído en términos reales a lo largo de más de tres décadas.

Para compensar el vaciamiento de la economía, los bajos salarios y el aumento del subempleo, el crédito se convirtió en la solución a corto plazo para estimular la demanda. Mientras duró la juerga, los beneficios empresariales se multiplicaron, a la vez que se deprimían los salarios.

 Los consejos de gobierno de las principales empresas globales, en un auténtico latrocinio, se forraban y despellejaban a los accionistas en un ejemplo típico de problema de agencia. Y de aquellos barros estos lodos: una vez que el colateral que alimentaba esa deuda estalla, entramos en una brutal crisis de deuda impagable y un sistema bancario quebrado.

La segunda huida hacia adelante

Pero en vez de solucionar los problemas, estas élites, que al principio de la crisis estaban acorraladas, han sido capaces de revolverse panza arriba, convencer a una clase política -infame, cobarde, mediocre- y hacernos creer que la culpa era nuestra, que el Estado del Bienestar era insostenible. 

Eso sí, era necesario subsidiar y rescatar mediante una brutal expansión de deuda pública a aquellos que nos hundieron miserablemente. En España desde el origen de la crisis la deuda soberana destinada a financiar a terceros supera los 350.000 millones de euros. (...)

Sólo se protege a una élite quebrada y a su riqueza. Pero al menos se esperaba por parte de las autoridades económicas que el riego de la inversión acabaría produciéndose. Confiaban en que, una vez esa segunda huida hacia adelante ha mejorado artificialmente, vía deuda pública, la tasa de ganancia empresarial, se atraerían nuevas inversiones. Sin embargo, ni están ni se las espera.

La triple recesión

Después de llenar de deuda privada al sistema, tras la generación de múltiples burbujas, después de socializar las pérdidas privadas vía deuda pública, resulta que no hay inversión productiva. Y esto es muy grave. La Inestabilidad Financiera de Hyman Minsky, y con ello la triple recesión, se va a reactivar de nuevo.

 Los motores de los beneficios empresariales, siguiendo a Michal Kalecki, son los gastos de inversión, que expanden los beneficios sobre los rendimientos previos, activando un mayor apetito por el riesgo, y más inversión. Si no hay inversión nueva se contrae el retorno del stock de capital ya existente. 

En este sentido, los inversores, los departamentos de las distintas multinacionales, continúan demandando retornos sobre el capital exagerados, por lo tanto no invierten, y los beneficios, tras el fin de las dos huidas hacia adelante, se hunden inexorablemente. Ello producirá pérdidas de capital, activando de nuevo otra contracción en la inversión. 

De esta manera están empobreciendo a conciencia a las clases trabajadoras, haciendo desaparecer las clases medias, la fuente de crecimiento y prosperidad de las economías capitalistas. Allá ellos, pero que luego se atengan a las consecuencias. Sólo una pregunta final, ¿cuándo los académicos defensores de las reformas estructurales pedirán perdón?"                      (Juan Laborda, Vox Populi, 13/09/2014)

Fuertes recortes del gasto en servicios sociales en comunidades y ayuntamientos

"Las comunidades autónomas y entidades locales han gastado en servicios sociales 2.212 millones de euros menos en términos absolutos, entre 2011 y 2013, según el 'Índice DEC 2014', de la Asociación Estatal de Directores y Gerentes de Servicios Sociales.

 La principal conclusión de este informe que analiza de manera cuantitativa los derechos y decisiones políticas, la relevancia económica y la cobertura (DEC) es, según sus autores, que los servicios sociales en España están en "acusado proceso de deterioro" en un momento en que son "más necesarios que nunca ante la crítica situación que viven cientos de miles de familias empobrecidas" como consecuencia de la crisis económica.

Desde 2011, el documento advierte de que el gasto anual por habitante en el conjunto del Estado ha pasado de los 354 euros a los 306,9 euros, es decir, 47,11 menos por habitante y año, lo que representa una reducción del 13,3 por ciento.

Por encima de la media estatal, las comunidades que más han reducido su gasto en servicios sociales en términos absolutos (euros por habitante y año) y relativos son Castilla-La Mancha (-144,8 euros, es decir, un 28,1% menos), seguida de Navarra (-124 euros, un 23,% menos), Murcia (-47,1 euros, un 17,6% menos) y Extremadura (-68,4 euros, un 15,3% menos).

"La reducción no es consecuencia de un empobrecimiento de la sociedad española, sino fruto de una menor capacidad o interés de las administraciones públicas para recaudar y distribuir la riqueza a través de políticas sociales dirigidas a las personas y familias más necesitadas", alertan los autores del 'Índice DEC'.

Asimismo, el informe pone de manifiesto que el porcentaje de PIB que se dedica a los servicios sociales ha pasado del 1,6% en 2013 al 1,4% es decir, 0,2% menos. Además, advierte de que el porcentaje de gasto que las administraciones dedican a este ámbito sobre el total del gasto público también se ha reducido en 0,4 puntos, pasando del 8,1% en 2011 al 7,7% en 2013).

Sin embargo, existen diferencias entre este recorte del gasto en servicios sociales de las comunidades autónomas entre 2011 y 2013 y las corporaciones locales, siendo el de las segundas (20,8%) casi el doble que el de las primeras (10,5%) y que, según el documento, "pone de manifiesto que el deterioro es mayor en los servicios básicos de proximidad", cuyo futuro está "amenazado" por la Ley de Racionalización y sostenibilidad de la Administración local. (...)"             (Nueva Tribuna, 21/09/2014)

Cargar los sacrificios sobre los trabajadores es tan injusto, y además, un mal negocio para la economía nacional

"(...) Pero la devaluación de los salarios también sirve para hacer cada vez más largas las colas ante los comedores sociales y, según pone ahora negro sobre blanco la OCDE, también para frenar el crecimiento de la economía.

 Aunque eso también lo sabíamos, el argumento desaparecía en el relato autocomplaciente de un Gobierno que celebra un día sí y otro también la salida de la crisis económica sin reparar demasiado en la crisis social. 

Porque es evidente que del modelo anticrisis del Gobierno Rajoy está resultando una España más competitiva desde el punto de vista económico pero más injusta desde el punto de vista social. Detrás de la devaluación salarial está el deterioro de las condiciones de trabajo, así como el aumento de la pobreza y el número de familias en riesgo de exclusión.

La OCDE nos dice ahora que hasta aquí hemos llegado en España con los recortes salariales. Stop, no sigan ustedes por ese camino, nos recomiendan, porque rebajar salarios ya no sirve para mejorar la productividad y la competitividad, pues tiende a reducir la demanda interna. O sea, nos explica la relación entre devaluación salarial y consumo. Lógico.

 Si no hay dinero en los bolsillos de los trabajadores, que son inmensa mayoría, no hay consumo. Y si se resiente el consumo porque los salarios bajan, del mismo modo que no se resiente la inversión si el crédito no fluye, los motores de la economía se paran.
 
De modo que cargar los sacrificios sobre los de siempre, los trabajadores, es tan injusto como siempre pero ahora resulta que además es un mal negocio para la salud de la economía nacional. Nos viene a dar la razón a quienes, a diferencia del Gobierno, creemos que el empleo escaso, precario y mal pagado –es lo que hay– no da para echar las campanas al vuelo. 

Y además es un jarro de agua fría a quienes tienden a cerrar el debate con el argumento falaz de que para el parado siempre será mucho mejor un puesto de trabajo precario y mal pagado que ningún puesto de trabajo.

A lo que íbamos. Lo dice el último informe de la OCDE sobre el empleo (“Perspectivas de Empleo”): si bien la devaluación salarial ha mejorado la productividad y la competitividad exterior, los recortes salariales ya han empezado a ser contraproducentes. 
Una valoración técnica con beneficiosos efectos sociales, siempre que Mariano Rajoy y Luis de Guindos tomen nota. Si no hacen caso a los sindicatos y a los partidos de izquierda, al menos que hagan caso a la OCDE, donde España figura como uno de los países de mayores rebajas salariales entre 2009 y 2013."                (Recortes salariales: un mal negocio, de Antonio Casado en El Confidencial, en Caffe Reggio, 05/09/2014)

El BCE autorizó a Irlanda a imprimir euros en la cuantía del 25% de su PIB... España necesita esa soberanía monetaria, para crear empleo

"(...) No es posible seguir aplicando políticas de austeridad procíclicas, en búsqueda del crecimiento económico, cuando la realidad impone el desarrollo de políticas de aumento del gasto público que estimulen la demanda interna mediante la creación de empleo.

¡Hay trabajo! Si observamos nuestro entorno veremos que hay mucho por hacer, y se trata de trabajos necesarios para la sociedad en la que vivimos. Es más, yo diría que son trabajos imprescindibles para el mantenimiento de la vida en nuestro planeta, y una fuente de riqueza, y en la medida en que éstos no sean rentables para la empresa privada deberá ser el Estado el encargado de satisfacer esas necesidades sociales no cubiertas. 

Me refiero a trabajos como la limpieza de nuestros bosques (importante para evitar incendios y facilitar la reproducción), la reforestación, el cuidado de dependientes (hasta ahora desempeñado exclusivamente por la población femenina de forma gratuita), la gestión de comedores públicos, el mantenimiento del medio urbano y el desarrollo de las zonas rurales.

 Trabajos cuyo denominador común es garantizar la vida y la subsistencia, y en los que podrían incluirse las actividades relacionadas con la economía social o tercer sector. Ya va siendo hora de que midamos la productividad en términos vitales, como la salud, la educación y la felicidad. (...)

Este trabajo productivo y no rentable para la iniciativa privada debería ser repartido por el Estado entre nuestros parados, a través de los distintas administraciones que lo componen (otra fuente de creación de empleo).

 A su vez, debería garantizarse un salario y unas condiciones de trabajo dignas a todo aquél que quiera trabajar (trabajo garantizado). Evidentemente, se deberían adoptar medidas transitorias que faciliten la formación y la integración de los desempleados, y sin duda el salario social es una herramienta muy adecuada.

Los niveles de pobreza y desigualdad alcanzados en España exigen que el Estado garantice unos servicios públicos mínimos a toda la ciudadanía, sin importar el nivel de los ingresos de que se disponga ni tampoco el de aquellos con los que convivan (renta básica en servicios: salud, educación, transporte, vivienda social), y a aquellas personas que por su condición de dependientes no pueden realizar ningún trabajo, el Estado les debe garantizar su subsistencia, mediante los subsidios necesarios (renta básica).

Como ya se dijo en otro post de este blog, para garantizar el éxito de estas políticas es necesario que el Estado tenga soberanía monetaria, y España no la tiene; ya que necesita la autorización del Banco Central Europeo para emitir los euros que le permitirán implementar las políticas de creación de empleo antes enumeradas. 

Recordemos que esto ya ocurrió una vez, cuando el BCE autorizó a Irlanda a imprimir euros en la cuantía del 25% de su PIB, para “la monetarización directa de la deuda bancaria”. Es decir, no fue para beneficiar a la población precisamente, sumida en una gran pobreza a causa de las políticas de austeridad impuestas por la troika. ¿Por qué no hacer lo mismo para crear empleo socialmente necesario?

Pero ésto no es todo, España no puede hacer su propia política fiscal (distribución de los presupuestos del Estado, del gasto público y sistema impositivo) como estime oportuno, ya que el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de 1.997, el Pacto Fiscal Europeo (o Tratado de Estabilidad, Coordinación y Gobernanza en la Unión Económica y Monetaria), y la reforma del artículo 135 de la Constitución Española, impusieron límites al déficit presupuestario (3% del PIB) y al volumen de la deuda pública (60% del PIB). 

Aunque, también debemos recordar que dichos límites han podido ser burlados por Alemania y Francia cuando han querido estimular su empleo.(...)"                (Sandra Souto, Attac España, 13/09/2014)

Los mitos de la guerra de Ucrania

"Uno de los focos de tensión más alarmantes que existen hoy en Europa es la guerra civil en Ucrania (...) En realidad, el conflicto existente está ya dañando considerablemente la economía europea, incluyendo la española.

 Y lo que es incluso más preocupante es que, leyendo los mayores medios de comunicación españoles, no se percibe el enorme riesgo que existe hoy de que la nueva Guerra Fría se convierta en una Caliente. (...)

En este artículo quisiera hacer un resumen de los mitos que los establishments de Washington y Bruselas están promoviendo sobre las causas de la crisis y de la evidencia que los cuestiona, refiriéndose al último artículo del Profesor Cohen que desmonta lo que él llama “los mitos McCarthistas de la Segunda Guerra Fría”. (...)

Mito nº 1: “El problema ucraniano está causado por las ambiciones imperialistas del gobierno Putin”.

Datos.- Existe abundante evidencia de que los sectores más belicistas del complejo industrial-militar de la derecha estadounidense querían, desde hace tiempo, expandirse hacia el Este, incluyendo a Ucrania en la OTAN. Como indicó Carl Gershman, presidente de la institución (reliquia de la Guerra Fría I) National Endowment for Democracy, “Ucrania es la última joya que debemos conseguir” (dicho en 2013).

 Y nada menos que el Washington Post, uno de los rotativos más influyentes en la capital estadounidense, escribió que “Occidente quiere terminar el trabajo que se inició con la caída del muro de Berlín y planifica expandirse hacia el Este… el gran objetivo es Ucrania”, (escrito en 2014).

Mito nº 2. La ciudadanía de Ucrania quiere liberarse de Rusia e integrarse en la UE.

Datos.- Ucrania es un país que dista mucho de ser uniforme. Existen grandes diferencias entre el oeste y el este del país. Diferencias que son religiosas, lingüísticas, étnicas, culturales, económicas y políticas. Ucrania es un Estado que presenta una enorme diversidad, que ha dado pie a numerosas tensiones dependiendo, en parte, de quien gobierne aquel país.

 Las regiones este y sur, definidas en los medios occidentales como pro rusas, son muy cercanas a Rusia, pues fueron parte de dicho país durante un gran periodo de su historia. De ahí que sean muy próximas a Rusia, no solo por su idioma, sino también por su cultura, etnia, religión y costumbres.

Mito nº 3. La crisis ucraniana se inició cuando en noviembre de 2013 Bruselas y Washington ofrecieron al gobierno de Kiev que se integrara en la Unión Europea, lo cual generó una respuesta hostil, incluso bélica, de Rusia.

Datos.- Es interesante señalar que esta explicación admite que no era Putin el que, en sus supuestas ansias imperialistas, deseaba incorporar en su imperio a Ucrania, o parte de su territorio, pues, según este mito, la respuesta de Putin fue una reacción a la propuesta de Bruselas al gobierno ucraniano. De ahí que no fuese el gobierno ruso el que inició las tensiones.

Pero más importante que este dato (ignorado en los medios) es que la oferta de Bruselas (que era, por cierto, muy desventajosa para Ucrania, pues exigía una serie de medidas de austeridad que España y el Sur de Europa conocen bien) incluía unas medidas que señalaban la necesidad de integrarse en el sistema de seguridad, incluyendo militar, de Occidente, insinuando (como señala el profesor Cohen) que se integrara en la OTAN (que tiene bases militares por todas las partes que rodean Rusia).

Mito nº 4: El gobierno existente en Kiev fue depuesto por unas movilizaciones populares por parte de la mayoría de la población ucraniana, que exigía una integración en la UE.

Datos.- El gobierno era presidido por un oligarca, pero había sido elegido democráticamente. Y las supuestas movilizaciones populares estaban dirigidas, en parte, por miembros del partido nazi, que había luchado contra la Unión Soviética durante la II Guerra Mundial, siendo una de las primeras medidas que el nuevo gobierno adoptó la de anular el idioma ruso como el oficial del Estado, iniciándose una gran agresión hacia la población pro rusa, que es mayoritaria en el este del país.

 Estos actos incluyeron incendiar edificios de los sindicatos, quemando vivos a dirigentes de los movimientos pro rusos. Asumir que Rusia debía tolerar tales hechos es, en sí, una provocación. Era inevitable que Rusia respondiera como respondió.

Mito nº 5: Putin es un enorme peligro porque es una persona con ansias imperialistas.

Datos.- Putin no es un santo, como Cohen (y yo) hemos señalado. Es un oligarca carente de sensibilidades democráticas. Y dirige una casta procedente del aparato del Partido Comunista Soviético, transformada en una especie de mafia que controla la economía rusa. Pero su respuesta ahora es lógica y razonable, como también señala Cohen.

 El comportamiento del Oeste no le deja otras posibilidades, habiéndolo arrinconado, sin poder hacer otra cosa que lo que está haciendo, que es defenderse, a la vez que intenta resolver el enorme problema que el Oeste ha creado en la puerta de su casa. (...)

Mito nº 6: Las sanciones económicas forzarán a Putin a entrar en razón.

Datos.- Esta estrategia ignora que tales sanciones movilizan a la población rusa en su apoyo al gobierno Putin. (...)

Mito nº 7: La solución pasa por que Putin acepte lo que propone el Oeste.

Datos.- La solución pasa por que Ucrania se convierta en una federación o en un Estado descentralizado que reconozca la diversidad del país, tal como están dispuestos a aceptar –bajo presión de Putin- los rebeldes pro rusos.

Estos son los datos que se ocultan en la lucha ideológica llevada a cabo por los medios de comunicación y persuasión en España."              (Artículo publicado por Vicenç Navarro en la columna “Dominio Público” en el diario PÚBLICO, 18 de septiembre de 2014, en www.vnavarro.org, 18/09/2014)

21.9.14

¿Por qué no pagan impuestos las transacciones financieras? En España podría recaudar entre 12.000 y 15.000 millones € por año

"Existe un consenso generalizado sobre el excesivo tamaño que ha alcanzado el sector financiero en la economía global: el volumen de operaciones financieras ha pasado de ser 25 veces el PIB mundial a mediados de los años noventa, hasta representar actualmente 70 veces el PIB mundial, e incluso si pudiéramos contabilizar todos los flujos financieros que no se contabilizan en mercados organizados, podríamos llegar a las 250 veces. 

 La mayor parte de este crecimiento se deriva de operaciones especulativas a plazos extremadamente cortos (incluso inferiores a un día), que son escasamente productivas y que encierran un enorme potencial de distorsión sobre los mercados financieros y, por extensión, también sobre los mercados reales.

Muchos de estos nuevos instrumentos son de muy reciente creación: las primeras permutas financieras de riesgo de crédito (conocidas por sus siglas en inglés CDS) empezaron a negociarse en los años noventa, y se expandieron durante la última década. El importe nominal de los CDS en circulación se ha disparado desde unos 919.000 millones de dólares a finales de 2001 hasta los 58 billones de dólares en diciembre de 2007 y más de 150 billones (estimados) en 2011.

Al igual que otros derivados, los CDS se negocian como OTC y, por tanto, fuera de los mercados oficiales y regulados, de forma bilateral y directa entre los operadores.

A modo de ilustración, las turbulencias que han experimentado los títulos de deuda soberana de Grecia y otros países en abril y mayo de 2010, tienen su origen en movimientos especulativos y han obligado a la UE a establecer un fondo de 750.000 millones de euros, con la participación del FMI, como mecanismo de respaldo a los Estados miembros y de defensa de la moneda única

Ante la tensión desatada, las operaciones “intradía” en la bolsa española representaron casi el 35% de todas las operaciones realizadas durante las tres primeras semanas de mayo de 2010, alcanzando el 43% a finales de 2013.  (...)

A diferencia de cualquier otro sector que ofrezca bienes y servicios a los consumidores finales, los productos del sector financiero están en gran medida libres de impuestos.

 Por ejemplo, el IVA de la Unión Europea no se impone a los servicios financieros, amparándose en un enfoque de “exención básica” que deja fuera de la tributación por IVA a todas las actividades básicas de la intermediación financiera, y sólo están sujetos a impuestos algunos tipos de servicios auxiliares, como pueden ser los servicios de asesoría, cajas de seguridad, tasas sobre operaciones de cajeros automáticos, o servicios de gestión de carteras. 

 Las distintas opciones para España introducen un aumento de las plusvalías obre transacciones, la introducción del IVA y la introducción a nivel global, de un impuesto de transacciones financieras y/o a la banca.  (...)

Para España se han llevado a cabo algunas simulaciones sobre el impacto de establecer una serie de figuras impositivas sobre la actividad financiera y bancaria. En concreto, un impuesto sobre plusvalías, un impuesto sobre la banca, y un impuesto sobre transacciones financieras, que la UE tímidamente ha iniciado el trámite.

 La recaudación potencial, teniendo en cuenta que los datos disponibles son antiguos y no de muy buena calidad, podría estar entre 12.000 y 15.000 millones € por año, cifra no desdeñable (1,2-1,5% del PIB), lo cual sería un gran alivio para las arcas públicas. (...)"         (Alejandro Inurrieta, Vox Populi, 14/09/2014)

Suecia va muy bien... pero con un paro del 20% entre los jóvenes. Así que echó a los neoliberales...

"(...) En cierta manera, Suecia se había convertido por los rotativos de persuasión neoliberal, como The Economist, en su punto de referencia. 

Y, sin embargo, todas las encuestas ya señalaban durante estos meses previos a las elecciones, que la coalición gobernante estaba perdiendo popularidad, hasta tal punto que perdería frente a una coalición de izquierdas que incluye al Partido Socialdemócrata, al Partido Verde y al ex Partido Comunista (llamado Partido de la Izquierda). Todas las encuestas anunciaban una victoria de esta coalición. 

 Y así ha sido, creando una gran sorpresa en los fórums económicos de sensibilidad liberal, incluyendo The Economist que ha acusado a los ciudadanos suecos de ser “desagradecidos”. 

El interés de este acontecimiento y su relevancia para España es que, en general, el gobierno conservador-liberal sueco desarrolla políticas públicas muy semejantes a las que ha estado llevando a cabo el gobierno conservador liberal presidido por el Sr. Rajoy. De ahí que sea de gran interés que se analice el porqué el electorado ha mostrado un rechazo tan contundente a un gobierno considerado responsable de una economía tan supuestamente exitosa. 

Y los datos, fáciles de adquirir, pero raramente presentados en los medios de comunicación, muestran claramente las causas de este rechazo: la enorme impopularidad de las políticas sociales y económicas del gobierno conservador-liberal, caracterizada por tres tipos de intervenciones.

Una es la privatización de los servicios públicos, que ha afectado muy negativamente a la calidad de los servicios privatizados, tales como educación y servicios sanitarios, privatización que ha ido acompañada de la comercialización de tales servicios. Estas privatizaciones (más en la gestión que en la financiación de los servicios, dando cabida a empresas con afán de lucro en la gestión de la educación y de la sanidad) han sido muy impopulares, al beneficiar a algunos sectores de la población (...)

Un ejemplo es el sistema público educativo, que estaba entre los mejor valorados en el mundo (según la OCDE, ocupaba el noveno lugar en el año 2000), que –consecuencia de su privatización y comercialización- se ha deteriorado marcadamente (pasando a ocupar el puesto veintiséis en 2012).

 Algo parecido ha ocurrido en la privatización de la sanidad pública y de los servicios domiciliarios a las personas con dependencia, donde ha habido incluso casos de escándalo en la gestión, que han alcanzado a la población.

 El conflicto entre el intento de optimizar los beneficios empresariales a costa de la calidad de los servicios (un riesgo inherente en la comercialización de tales servicios públicos) ha creado un rechazo popular hacia la introducción de empresas comerciales en los servicios públicos. (...)

La otra intervención ha sido la reducción de los beneficios sociales, resultado de reducción del gasto público en los servicios públicos del Estado del Bienestar. Las grandes reducciones de impuestos se hicieron a costa de una reducción muy notable del gasto público social, que tuvieron un impacto negativo en la calidad y disponibilidad de tales servicios, empeorando el bienestar de la población ya afectada por un desempleo del 8% (y del 21% entre los jóvenes), niveles de desocupación muy altos por los estándares suecos. 

Este empobrecimiento de los derechos sociales y laborales iba acompañado con un enriquecimiento a nivel personal, resultado de la bajada de impuestos, que aumentó, como indiqué antes, la capacidad adquisitiva de la población, provocando un gran boom inmobiliario que ha generado también una deuda privada considerable que, aun cuando beneficiosa para el sistema bancario, crea cierta ansiedad por sus posibles consecuencias negativas en la estabilidad financiera (facilitada por un enorme crecimiento del precio de la vivienda y de los alquileres), que ha afectado negativamente, de nuevo, a las clases populares que, además de tener que endeudarse más y más, encuentran dificultades en encontrar viviendas accesibles, problema particularmente llamativo entre las familias jóvenes. (...)

Dicho rechazo al neoliberalismo ha ido acompañado de una atracción hacia las propuestas de las izquierdas, que han coincidido en varios aspectos, permitiéndoles explorar la posibilidad de establecer una coalición alternativa. Todas ellas ofrecen revertir las reformas que habían afectado negativamente, disminuyendo su cobertura, su generosidad y su calidad, al Estado del Bienestar.

 Otra coincidencia es la propuesta de aumentar el gasto público en la infraestructura física y social del país (6.000 millones de euros en el caso del Partido Socialdemócrata -casi el 2% del PIB sueco de 2013-, lo que equivaldría en España a unos 21.500 millones de euros), pagando este gasto con un aumento de los impuestos de los grupos más pudientes, además de revertir la bajada de impuestos, y establecer un nuevo impuesto a la banca, causando la alarma del grupo empresarial más importante de Suecia, el grupo Wallenberg, como señala el artículo sobre Suecia y las elecciones en el New York Times del 09.09.14).

 Estos partidos, sin embargo, no han conseguido la mayoría parlamentaria, consecuencia, en parte, del surgimiento de un partido feminista que no consiguió alcanzar el mínimo apoyo electoral para conseguir representación parlamentaria, y del enorme crecimiento de la ultraderecha xenófoba anti-inmigrante, una situación altamente preocupante, que no tenía precedente en los países nórdicos escandinavos, y que está apareciendo con cierta contundencia en el panorama político de aquellos países, incluyendo Suecia.  (...)"   

      (Artículo publicado por Vicenç Navarro en el diario digital EL PLURAL, 17 de septiembre de 2014, y en la columna “Pensamiento Crítico” en el diario PÚBLICO, 19 de septiembre de 2014, en www.vnavarro.org, 19/09/2014)

Desahuciado en Santiago un matrimonio en paro con dos hijos y un mayor a su cargo, impedida

La policía detiene a un activista contra los desahucios / xoán rey (efe)

"Esta mañana se ha consumado el desahucio de una familia en el compostelano barrio de Aríns. En medio de una gran tensión y con enfrentamientos que han acabado con un detenido y varias personas identificadas, la familia ha sido desalojada de su vivienda.

 Era el tercer intento, después de que los dos anteriores se suspendiesen el pasado mes de julio. El arrestado, por resistencia a la autoridad y desobediencia, una de las personas que estaba intentando impedir el desahucio.

Al lugar del desalojo, en el número 10 de Vilacova, en el barrio compostelano de Aríns, acudieron en la mañana de este viernes cuatro furgonetas de agentes antidisturbios de la Policía Nacional para facilitar el desalojo. La persona detenida ha sido trasladado a dependencias de la Comisaría de Santiago, tras lo que estaba previsto su pase a disposición judicial este viernes, informa Europa Press.

Unas sesenta personas de Stop Desahucios se movilizaron desde primera hora de la mañana en el barrio compostelano de Aríns para intentar evitar, por tercera vez, el desalojo.

La familia desalojada está compuesta por un matrimonio en paro (Carlos y María), dos hijos y una persona mayor con movilidad reducida. Fue precisamente el estado de esta anciana el que permitió que el segundo intento de desahucio, el pasado 28 de julio, no se llegara a ejecutar. 

El primer amago estaba previsto para el 15 de julio, y también merced a los oficios de Stop Desahucios, el desalojo también se interrumpió. De aquella se obtuvo una prórroga de 10 días para negociar un arreglo con los presuntos dueños del inmueble.

Como fondo de este caso existe una presunta estafa de la que ha sido víctima la familia, que ante la presión del banco que reclamaba el pago de la hipoteca llegó a la desesperada a una solución con una persona francesa residente en Benalmádena, Rachid Messaudi, quien se ofreció a comprar la casa de forma que los deudores no tuviesen encima al banco. Ellos podrían recuperarla al cabo de cuatro meses y, de no ser así, Messaudi les haría un contrato de alquiler con opción de compra.

Las comisiones de demora hicieron que la deuda de los desahuciados con el banco alcanzase los 68.000 euros, pero resulta que el supuesto comprador francés la adquirió realmente por 105.000 euros, según figura en el documento del notario ante el que se hizo la operación. Y si la familia quiere rescatar la vivienda tiene que abonar en total 150.000 euros. Ante las maniobras poco claras y con supuestos engaños por parte del adquiriente, la familia interpuso una denuncia contra Messaudi por presunta estafa.

La familia sometida a desahucio construyó ella misma su vivienda y casi la dejó acabada, pero los elevados gastos de tramitación les obligaron a solicitar un crédito bancario por importe de 35.000 euros. Al ser despedido el cabeza de familia, el pago de la hipoteca se hizo muy cuesta arriba y las comisiones de demora situaron la cifra a abonar en comisiones de demora en 68.000 euros."           (La Voz de Galicia, 19/09/2014)

La principal deuda de España en manos de Alemania era la de nuestros bancos... que pagamos con nuestra sanidad, no con las acciones de los banqueros

"(...) ¿Y qué me dicen ustedes de esa sonrisa de Herr Angela Merkel? Ella sabe perfectamente que a través de vasallos como Rajoy y su antecesor en el cargo en realidad se estaba rescatando a la banca española y alemana a costa de los contribuyentes españoles. 

Lo único que le importaba al país germano era recuperar el ahorro que prestó al sur de Europa, especialmente a nuestro sistema bancario, tras inundarnos de sus productos manufacturados. Ése era el objetivo último de la austeridad. La señora Merkel quería garantizarse el pago de todos y cada uno de los distintos deudores.

 La principal deuda de España en manos de Alemania era la de nuestro sistema bancario. Y aquí entra en liza el tercer protagonista, Luis de Guindos, al que se le ha prometido, fruto del vasallaje, la presidencia del Eurogrupo en 2015.

 ¿Saben ustedes quienes, además de Alemania, demandaban duros ajustes? Pues claro, el sistema bancario patrio, que a través de sus diferentes miembros también pedía duros ajustes para la economía española. En un contexto de aumento de la mora de los préstamos ya concedidos, de balances contaminados y de cierre del mercado de capitales, su solvencia, en el mejor de los casos, no estaba garantizada. 

Por eso la banca española quería y continua justificando que seamos los ciudadanos los que nos ajustemos vía salarios, mientras que el Estado disminuye el gasto social, de manera que con el ahorro liberado el gobierno continúe recapitalizando a un sistema bancario totalmente insolvente a costa del contribuyente, que dicho sea de paso remuneraba y aún continúa remunerando a los inversores alemanes -en menor medida ya que se han desprendido masivamente de deuda bancaria hispana-.

 Y es ahí donde entra nuestro ministro de Economía, Luis de Guindos. ¿Ya saben a quién representa, verdad? Y Rajoy "el austero" tan ufano."              (Juan Laborda, Vox Populi, 27/08/2014)

19.9.14

Bajo el Gobierno de Rajoy no ha habido austeridad alguna... En realidad se está produciendo un despilfarro de dinero público en favor de los amiguetes, los del sobre

"Debo reconocer que cada vez que habla nuestro ínclito monclovita literalmente me saca de mis casillas. Ya no soporto más mentiras, más engaños, tanta caradura. (...)

Pero vayamos por partes. Negamos la mayor. Bajo el Gobierno de Rajoy no ha habido austeridad alguna, la deuda pública se ha disparado como nunca antes en nuestra historia reciente, mientras que la inmensa mayoría de los españoles sufrían un intenso proceso de empobrecimiento, especialmente los grupos más vulnerables. 

En realidad se está produciendo un despilfarro de dinero público en favor de intereses espurios, mientras desde el ejecutivo se incentivan devaluaciones salariales, recortes en el gasto social, un empeoramiento sin parangón en los servicios públicos, un deterioro masivo de las condiciones laborales de la ciudadanía, y una pérdida continua y constante de derechos.

No señor Rajoy, usted no ha hecho ninguna reforma estructural. Por el contrario, a través de la legislación, vía mayoría absoluta, su ejecutivo trata de reactivar un régimen en descomposición, donde los privilegios, los favores, y la corrupción de una élite insolvente son la moneda de intercambio diario. 

Las prebendas a los otrora antiguos monopolios naturales -eléctricas, petroleras, y telecomunicaciones-, y las inyecciones de dinero de los contribuyentes a los causantes de la crisis, el binomio inmobiliario-bancario insolvente, han sido el pan nuestro de cada día. Como consecuencia, la evolución de la deuda pública es explosiva, fruto de una socialización de pérdidas privadas en toda regla.

 El montante de deuda de las administraciones públicas supera el billón de euros según el protocolo de déficit excesivo, lo que supone un incremento de 300.000 millones de euros, bajo Rajoy, en solo dos años y seis meses. Si atendemos a las Cuentas Financieras de Banco de España, dicha cifra supera en realidad los 1,3 billones de euros, lo que supondría un incremento de más de 500.000 millones de euros, en solo dos años y tres meses -el último dato disponible corresponde a final del primer trimestre de 2014-.  (...)

Sólo se está incrementando la deuda pública para financiar a terceros, sanear sus desaguisados, pero no a todos, sólo a la superclase. El resto que espabilen. (...)

Estamos inmersos en una nueva fase de apogeo de las élites, que en realidad oculta un empobrecimiento masivo de la ciudadanía. El colapso causado por el fraude bancario generalizado apenas les ha afectado, en tanto que ha acabado con la mayor parte de la riqueza acumulada durante los años de crecimiento por las clases medias y bajas.  (...)"           (Juan Laborda, 27/08/2014)

Jean-Pierre Chevènement: sustituir el euro por una moneda común que conviva con las monedas nacionales

"(...) Chevènement se opuso al Tratado de Maastricht, a la Constitución europea (por considerar que convertiría al viejo continente en vasallo de Estados Unidos) y, en su último libro, “1914-2014 Europa ¿fuera de la historia?” (El Viejo Topo), propone sustituir el euro por una moneda común que conviva con las monedas nacionales. (...)

-También sostiene que el euro “sobrevive conectado a la bomba de oxígeno que le proporcionan unas políticas monetarias acomodaticias, pero todo el mundo sabe que estas no durarán eternamente”. ¿Es partidario de una ruptura de la moneda única, a la que califica de “herejía económica”?

-Me voy a intentar explicar claramente. El euro es una moneda sobrevaluada para todos los países de la Europa del Sur, pero no está sobrevaluada como tal, porque el excedente comercial alemán, que es considerable (200.000 millones de euros), opaca el déficit de la mayoría de los países del Sur. 

Una moneda única, cuando se aplica en un área económica heterogénea, provoca una evolución divergente entre las regiones ricas y las regiones pobres. Ya lo vimos en el siglo XIX entre la Italia del Norte y la Italia del Sur. Hoy sucede lo mismo en Europa con la moneda única. No se da, por tanto, una evolución convergente como pensaban los autores del Tratado de Maastricht.

 Los países que no se hallan bien colocados en la especialización mundial del trabajo, deben realizar costosas devaluaciones internas para ganar competitividad y, en consecuencia, se ven forzados al subempleo. Lo vemos en Grecia, que ha perdido el 40% de su Producto Nacional Bruto y donde el desempleo alcanza el 27% de la población activa. España se encuentra en parecida situación de desempleo, aunque ha perdido un porcentaje inferior de su producción. 

Portugal presenta un 18% de desempleo; Italia un 12-13%; Francia un 11-12%. Por el contrario, los países de la Europa del Norte tienen unas tasas de desempleo entre el 6 y el 7%. Y el crecimiento económico es algo más fuerte, pero no mucho, porque las obligaciones del tratado presupuestario europeo obligan a los países a llevar políticas de devaluación interna, reducción de salarios y pensiones de jubilación; y también a un recorte del gasto público, lo que pone a los servicios básicos en grandes dificultades. 

Mi tesis, en conclusión, es que la moneda única no sirve a Europa. No une a Europa sino que la divide.

-Vaticina un oscuro porvenir a la moneda única, pero ¿qué alternativas podrían plantearse, en un escenario que parece dominado por la sequía de ideas?

-Intento encontrar orientaciones políticas que permitan a los países de la Europa del Sur volver a encontrar su competitividad, sin tener que sacrificar el porvenir de las jóvenes generaciones. Existen varias posibilidades. Hemos visto, por ejemplo, los préstamos que el Banco Central Europeo (BCE) hace a los bancos, lo que les permite comprar títulos de deuda pública.

 Esto explica la caída de los tipos de interés a largo plazo de la deuda pública italiana y española. Pero ésta es una situación provisional. No puede durar siempre. Existe, y en esto se da una amplia coincidencia, un exceso de liquidez en el mundo y, por otra parte, no estamos protegidos ante una nueva crisis financiera. Así pues, como el euro no es viable, propongo que caminemos hacia una moneda común.

-¿En qué consiste la iniciativa que propone?

-Conservemos el euro en las transacciones comerciales y financieras internacionales. Y, además, podemos subdividir el euro –como ocurrió entre 1999 y 2002- en divisas nacionales, que pueden ajustarse en áreas de fluctuación negociadas. Así es como se hacía antes de 1999 (hasta la introducción del euro), dentro del Sistema Monetario Europeo. 

La idea propuesta permitiría una devaluación global del euro (actualmente impulsado al alza por el dólar y por el yuan) en el Sistema Monetario Internacional. Naturalmente Estados Unidos y China refuerzan su competitividad con un euro sobrevaluado, ya que una moneda demasiado fuerte es una limitación para la competitividad.

-Por último, ¿a qué dificultades se enfrenta su propuesta?

-Habría que convencer a Alemania, que junto a Francia inauguró e impulsó el euro. Pienso que es el trabajo que hemos de realizar. Alemania no quiere pagar por los demás, con excepción del estrecho “Mecanismo Europeo de Solidaridad”, que siempre viene acompañado de planes de ajuste y de restricciones presupuestarias y financieras. Además, los medios de este mecanismo son demasiado débiles respecto a las crisis de gran magnitud.(...)"                (Entrevista a Jean-Pierre Chevènement,  Enric Llopis, Rebelión, 17/09/2014)

Los ciudadanos de Suecia votan acotar la privatización de los servicios públicos aunque sea a costa de subir impuestos

"Los suecos han votado masivamente el domingo pasado (83,4%, 1,2 puntos más que hace cuatro años). Una mayoría, aunque relativa, ha dicho “basta” a la experiencia conservadora y privatizadora de los servicios públicos que por primera vez ha durado ocho años.

 En este tiempo el primer ministro Fredrik Reinfeldt ha capeado bien la crisis: la economía sueca ha crecido un 12,6% desde 2006, ha dominado la deuda (40% del PIB) y el déficit (1,1%, si bien el más elevado de Suecia desde 2002), y ha bajado los impuestos (la presión fiscal ha pasado del 48% al 44% del PIB). A pesar de ello, Reinfeldt ha perdido. 

Ha pesado una tasa de desempleo de 8% (muy elevada para los estándares nórdicos, y de 21% entre los jóvenes), una creciente desigualdad y una amplia oposición a la gestión privada que introdujeron los conservadores en escuelas públicas además de las concertadas, sanidad y residencias de ancianos. Esta mayoría relativa de los suecos quiere recuperar el buen funcionamiento del Estado del bienestar, aunque sea a costa de pagar más impuestos pues también rechazan endeudarse más.  (...)

Pese a las distancias y a las diferencias de modelo, lo más interesante de la experiencia sueca para una sociedad como la española es cómo la privatización de una parte del funcionamiento del Estado del bienestar, acompañada de cinco recortes en los impuestos, ha llevado a activar un frente de rechazo partidario de volver a una senda más tradicional. 

Y ello no tanto por principios ideológicos sino por la manera en que ha funcionado la experiencia de Reinfeldt, que muchos otros europeos miraban con lupa. Varios escándalos –excesos, abusos- han alimentado el debate. En materia de educación, y siguiendo en la estela de los últimos 20 años, Reinfeldt introdujo el sistema de vales para escuelas concertadas y la gestión privada de algunos centros públicos. 

 Hoy uno de cada diez niños suecos acude a un colegio “libre”, la mitad de ellos regidos por capital privado. Y en estos años Suecia ha experimentando una de las mayores caídas de los países de la OCDE en las encuestas de PISA, que miden la calidad de la enseñanza, mientras que otros vecinos nórdicos, como Finlandia, se mantienen a la cabeza. No era el objetivo buscado, sino el contrario.

Lo que proponen los socialdemócratas son reglas mucho más estricticas sobre cómo las empresas privadas pueden actuar en los servicios públicos, limitando los beneficios, o la manera en que los consiguen. Así, si Löfven logra formar gobierno, introducirá medidas, por ejemplo, para prohibir que estas empresas puedan obtener mayores beneficios por medio de la reducción del profesorado en las escuelas de gestión privada.

No hay marcha atrás inmediata, sino correcciones de rumbo. Y esta es una lección que puede valer también para España tras algunos de los cambios introducidos por la gestión del PP que no resultarán fáciles de invertir si los populares dejan de gobernar. El reto para Löfven es, desde estas bases que ha trastocado la experiencia conservadora, reinventar -hacia adelante más que hacia atrás- el modelo nórdico del Estado del bienestar que en el pasado tanto ha inspirado a otros.

 Como decimos, una mayoría de los suecos está dispuesta ahora a pagar más impuestos a cambio de mejores servicios públicos para todos, no sólo para los más desfavorecidos. Incluso a cambio de una mayor defensa (Reinfeldt ha recortado los gastos en un 10% y puesto fin al servicio militar obligatorio, lo que tampoco ha resultado muy popular). Este puede ser, en Suecia, país rico, y en otros lugares, un grito de alerta de unas clases medias europeas venidas a menos."         (Lecciones suecas, de Andrés Ortega en Zona Crítica de eldiario.es, en Caffe Reggio, 19/09/2014)

PODEMOS: que sean esas propias clases medias amenazadas de muerte las que elaboren sus propios discursos y mecanismos de defensa

"(...) P: El cambio más significativo probablemente sea el abandono del eje derecha/ izquierda y su sustitución por otro extraído del populismo, que enfrenta al hombre común (el 99%) con las élites, y que une elementos patrióticos con otros democráticos. (...)

Sin embargo, hablar de populismo irrita, porque se lleva 35 años haciendo populismo desde el poder. El 1% no ha dejado de hacer populismo, con olimpiadas y bodas reales y violando todos los compromisos electorales, pero cuando hay un populismo que se ocupa del 99% y que está mucho más cerca de la realidad que el de las élites, parece que es una cosa muy grave. 

Y eso lo denuncia precisamente un partido que se llama Popular, y que lleva mucho años alternándose en el poder con el socialista. Que uno se llame popular y el otro socialista es buena prueba del populismo de las élites.

P: ¿Cree que el resto de la izquierda va a acompañar a Podemos en esta reconfiguración de los ejes discursivos?

R: Espero que sí porque de otra manera el peligro de que ese sentido común se desplace hacia la derecha es grande. Si Podemos merece reconocimiento y hasta agradecimiento es porque ha sabido comprender que estamos en un contexto de crisis en el que Europa en general se desplaza hacia el dextropopulismo y ha actuado como vacuna, al igual que ocurrió con el 15 M.

 Pero la única forma de que sea una verdadera vacuna es que sepa desplazar ese sentido común poco a poco hacia la izquierda, y para eso necesita a esa izquierda tradicional que parece refractaria a abandonar significantes y prefiere lamerse sus heridas y hacer catedrales de sus derrotas. Puede ser un lastre para una oportunidad histórica que no se repetirá en cincuenta años.  (...)

El otro día una chica que había estado en una asamblea de Podemos, vino a casa para meter un papelito por la ventana. Era un persona joven, con no mucha formación, y me decía que si Podemos ser otra cosa no puede enarbolar banderas antiguas ni cantar viejas canciones.

 Tenéis que entender, me decía, que hemos crecido en un mundo distinto del vuestro, compuesto por series de TV, anuncios, y publicidad, y que no tenemos formación política, pero lo que sí sabemos es lo que es la justicia. 

Y quizá no baste con saber qué es la justicia, pero se nos ha olvidado que esas nuevas generaciones que parecían formateadas por las mercancías baratas y los medios de comunicación entontecedores mantienen dentro de sí eso que se puede llamar aido y diké. (...)

P: Insistes en el libro en esa triple fórmula, la de un programa revolucionario en lo económico, reformista en lo institucional y conservador en lo antropológico. 

R: El capitalismo es revolucionario pero no reformista, y la izquierda tiene que ser reformista. Pero como el capitalismo es una rebelión continua contra los límites, la revolución tiene que ser una revolución contra la revolución, y su objetivo debe ser el de establecer límites, fijando un orden social en el que se pueda intervenir para reformarlo. 

Y eso implica también ser conservadores, porque hemos incurrido en el error de pensar no ya que las clases medias, sino que incluso las clases más pobres eran espontáneamente revolucionarias. Y creo que es todo lo contrario, que ambas son muy conservadoras y que las revoluciones históricamente las han hecho cuando no tenían nada que conservar y para recuperar algo que querían conservar.  (...)

P: En este sentido, es peculiar que casi todos los populismos hayan venido ligados al patriotismo. 

R: La diferencia de España respecto de otros países europeos es que somos un país sin construir. A la muerte de Franco se trató de cohesionar España en torno al acceso a mercancías baratas, al hedonismo de masas, a la incorporación a esa Europa del bienestar que reparte dinero, y que si bien nos obliga a arrancar olivos y a matar vacas, también nos da posibilidad de hacer pelotazos y ladrillazos que implican a buena parte de la población en una red clientelar y semimafiosa cuyas profundidades estamos hoy comenzando a conocer del todo.  (...)

La izquierda debe saber aprovechar el espacio que está dejando la marca España a un discurso de reconstrucción de una nación que nunca ha estado construida. (...)

P: ¿Vamos a ver una unión electoral de la izquierda? 

R: Mi respuesta es enteramente personal. Creo que no sería bueno en estos momentos y no digo ni para la izquierda ni para Podemos sino para el conjunto de las personas que quieren cambiar en este país y que tienen como referente a Podemos. Para ellos, una convergencia de la izquierda y más si es preelectoral sería una catástrofe, y no sumaría nada.  (...)

Pero ese es el sujeto revolucionario, clases medias acobardadas que se han quedado fuera, trabajadores precarios, que viven de milagro (hay que recordar que precario viene del latín precarius, que quiere decir "ruego, el que vive de ruegos y de súplicas").

Viven en un mundo que no entienden y que les desborda por todos los lados. Es ahí donde tenemos que intervenir para que sean esas propias clases medias amenazadas de muerte las que elaboren sus propios discursos y mecanismos de defensa.

 Pero lo que es muy claro es que ese es el sujeto revolucionario, porque frente al tsunami del mercado y junto al hedonismo de masas, conservan todos esos valores que identificamos con el hombre común, el aido, la conciencia de la fragilidad que aumenta con la crisis, y el sentido de la justicia.

 Todos sabemos lo que es la justicia, me decía esa chica y puede parecer esencialismo ingenuo, y muchos compañeros filósofos me dirían que es un disparate, pero en términos sociales y políticos se puede partir del presupuesto antropológico de que hay algo común entre todos los seres humanos, como es que todos sabemos lo que es la justicia. Ese sentido de la justicia donde se conserva todavía es en esas clases medias amenazadas por el tsunami del mercado."          (Entrevista al filósofo y ensayista Santiago Alba, Esteban Hernández, El Confidencial, en Rebelión, 15/09/2014)

La PAH denuncia las trabas del gobierno para recurrir las “cláusulas abusivas” de la banca

"Más de 200 Plataformas de Afectados por las Hipotecas (PAH) de todo el estado se han concentrado en diferentes ciudades para denunciar el incumplimiento por parte del gobierno de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea (TJUE) de julio de 2014 y, en concreto, las trabas que impone el ejecutivo de Rajoy a la hora de que los afectados puedan recurrir en apelación las “cláusulas abusivas” impuestas por las entidades financieras.

 La sentencia del TJUE señalaba, recuerdan los activistas, que la legislación española deja en inferioridad de condiciones al hipotecado frente al banco, y obligaba al estado español a que cambiara la Ley de Enjuiciamiento Civil.` (...)

Pero las críticas del equipo jurídico de la PAH no se limitan a la forma en que se ha asumido la sentencia europea (un Real-Decreto Ley de Medidas Urgentes en materia concursal). El Decreto fue publicado en el BOE el sábado 6 de septiembre y, desde ese momento, los ciudadanos afectados por procedimientos judiciales de ejecución deben darse por notificados. No existe, por tanto, notificación procesal alguna.

En esencia, el problema reside en que el Gobierno del PP ha dejado un plazo de sólo un mes (entre el 7 de septiembre –el día posterior a la publicación del Real Decreto-Ley en el BOE- y el 7 de octubre) para que los ciudadanos incursos en procedimientos de ejecución hipotecaria puedan recurrir en apelación contra las “cláusulas abusivas” de los bancos. (...)

Según José Luis González, uno de los portavoces de PAH-Valencia, “el Decreto-Ley no reconoce la violación sistemática de derechos fundamentales de las personas afectadas por ejecuciones hipotecarias por ejecuciones hipotecarias”. Además, “están excluidas las personas que han perdido su vivienda y que ya han sido desahuciadas, algo absolutamente inconcebible”.

 Otra de las portavoces, Rosana Montalbán Moya, ha señalado en las puertas de la Ciudad de la Justicia de Valencia que se constata “la hipocresía del gobierno de Rajoy, que actúa al servicio de la banca”. “Sí hace caso a la UE cuando pide recortes en sanidad y educación, pero no cuando dice que se “toquen” los intereses de los bancos”, ha añadido la activista, quien también se ha referido a la “mezquindad” de las medidas y a la “vulneración de los derechos fundamentales”.  (...)

El documento informa de que la Plataforma de Afectados Por las Hipotecas (PAH) y otros colectivos sociales han paralizado en los últimos años más de 1.200 desalojos forzosos, logrado el realojo de más de 1.200 personas, además de miles de daciones en pago y alquileres sociales. A ello se añade la recogida de 1.400.000 firmas de apoyo a la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) por la dación en pago, el alquiler social y contra los desahucios, así como movilizaciones y denuncias penales contra los responsables de las entidades financieras para exigir el fin de la impunidad. (...)"            (Enric Llopis