29.1.15

Rajoy hundió el pequeño comercio... ya en el 2012 (y el empleo)


"El gráfico que encabeza este post y que tomo prestado del siempre interesante blog de Perpe, muestra con base en datos de Eurostat cuál ha sido la evolución de las ventas al por menor en España y en el resto de los miembros de la Eurozona desde 2000, donde se inicia la serie con base = 100. (...)

Pues bien, como se puede apreciar en el chart, el colapso de las retail sales en España durante la crisis fue muy superior a la media del resto de la región. 

No sólo eso, fueron precisamente las políticas de emergencia del Gobierno popular las que pusieron ‘la pierna encima’ cuando parecían ‘levantar la cabeza’ a mediados de 2012. Diez puntos porcentuales hacia abajo del tirón. La puntilla definitiva.

Algo parecido sucede con el empleo. 


(...) ¡Ay, España! Quién te ha visto y quién te ve, ni sombra en consumo interior de lo que eras…"               (S. MCCOY, El Confidencial, 19/01/2015)

¿Por qué no se hace una quita a las familias en riesgo de exclusión, igual a la quita de deuda de las Comunidades Autónomas?

"(...) La enorme cuantía de deuda pública y privada que atesora España es el principal obstáculo para el crecimiento y para la creación de empleo. (...)

No basta con aducir que los tipos de interés son tan bajos que la carga de la deuda es cada vez más liviana, sin entender que es el principal lo que lastra el crecimiento, especialmente en el caso de una parte de las familias y también de las empresas más vulnerables. (...)

Este endeudamiento, que otrora fue privado, en muchos casos ahora es público y externo, es decir nuestra posición neta exterior es cada vez más vulnerable a cualquier cambio en la percepción del riesgo por parte de los agentes internacionales, precisamente los que nos están prestando.

 Esta posición, además, tiene un componente muy curioso. Frente a lo que ocurría al principio de la crisis, quienes mantienen posiciones deudoras mayoritarias son las administraciones públicas, y no el sistema financiero como pudimos apreciar en el inicio. 

Es decir, el escaso crecimiento de la economía española, por más que les pese a los que defienden lo realizado desde 2008, se debe al endeudamiento público que está aprovechando los bajos tipos de interés para intentar mantener a flote un barco que, sin el sector público, se hundiría.

Con esta evolución, los economistas garantes del pago íntegro de la deuda, eso sí con sangre y sudor, han empezado a recular y ya hablan, sin rubor, de que sería necesaria una quita, al menos en los hogares y en las PYMES, aunque hace no mucho negasen la necesidad de abrir ese debate. 

Las cifras de sobreendeudamiento y los análisis que fijan en el 60% del PIB (por ejemplo Richard Koo) el umbral para poder empezar a crecer y crear empleo, han empezado a reblandecer los principios de la ortodoxia y ya ha entrado en el debate la urgente necesidad de la restructuración de una parte de la deuda en España.

La irrupción de Podemos, además, ha añadido otro factor que coadyuva a sembrar y desterrar el mantra que España se hundiría sin remisión si llevase a cabo una quita unilateral de deuda. (...)

En este contexto negacionista, y con la deuda pública al alza, a pesar de la reducción de las prestaciones públicas, de la ausencia de inversión púbica, de la congelación salarial y del ajuste de empleo en el sector público, llega el Ministro de Hacienda y nos sorprende, en año electoral, con una quita encubierta de deuda a las Comunidades Autónomas

En un ejercicio en el que las CCAA afrontan vencimientos de deuda por valor de 36.000 millones de euros, Montoro ha decidido, sin estudiar las consecuencias, la condonación de intereses a todas las CCAA de 5.811 millones de euros. Es decir, un 0,6% del PIB. 

En pleno ejercicio de consolidación fiscal, y viendo que muchos territorios no cumplen con los objetivos, sencillamente porque es imposible, decide inventarse una serie de fondos para regar de liquidez, principalmente, a aquellas más endeudadas.

 Un somero análisis de la distribución permite aseverar, sin miedo a equivocarse, que la motivación última es política.  (...)

Como siempre en estos casos, surge el concepto de Riesgo Moral, es decir por qué se prima a quienes no cumplen y se beneficia a los más endeudados y quienes han llevado a cabo una pésima política presupuestaria. 

Pero este debate se cierra en el mismo momento que se utiliza el BOE para plasmar esta sutil fórmula de adulteración electoral en forma de quita de deuda. 

La pregunta que surge es, ¿por qué no se crea un fondo parecido para llevar a cabo una quita a las familias en riesgo de exclusión? (...)"         (Alejandro Inurrieta, Vox Populi, 28/12/2015)

De los 433.900 nuevos empleos, al menos 350.000 (el 80%) lo son con salarios entre indignos y de miseria

"(...) La EPA del cuarto trimestre ha sido un jarro de agua fría en el triunfalismo de humo y mentiras que nos venden el PP y sus terminales mediáticos. El paro aumentó en 31.000 personas, aunque se generaron 63.100 puestos de trabajo (la diferencia se explica por la variación de la población activa), así que han echado mano de la cifra anual para sacar pecho porque se les está desinflando hasta su propia trampa de creación de empleo basura. 

Según este, en 2014 se han creado 433.900 nuevos puestos de trabajo, pero vamos al detalle: 43.400 son trabajadores por cuenta propia, profesionales que se dan de alta como autónomos para seguir cotizando a la Seguridad Social, para tener derecho a una pensión, no tienen empleados ni actividad en su inmensa mayoría. 

No son empleos, es otra cosa. Seguimos, 176.900 con contrato temporal, o sea, precariedad elevada a infinito. ¿Y qué nos queda? 212.800 empleos a tiempo indefinido, menos de la mitad.

Y ahora, ¿qué ocurre con los 212.800 empleos indefinidos? Pues que 18.100 son empleo público, a dedo en su mayor parte o con oposiciones a medida; nos quedan 194.700 y ahora, ¿cuántos son a tiempo parcial con sueldos de 600 euros? 66.500, o sea, trabajos indefinidos a tiempo completo, 128.200. ¡En el año de la recuperación!

 Y lo que no sabemos es con qué nivel salarial, pero desde luego miserable la mayoría. De los 433.900 nuevos empleos, al menos 350.000 o el 80% lo son con salarios entre indignos y de miseria. 

Rajoy dice que creará un millón de empleos, de los cuales 800.000 serían de 600/800 euros mes, pero ni siquiera eso: el último trimestre se han destruido 31.000 empleos y, si extrapolamos esa cifra a 2015 como hacen los analistas anglosajones, el paro subiría en 120.000 personas en 2015.

 En línea con ello, según la Organización Mundial del Trabajo, el paro en España no bajará del 21% en diez años. (...)"           (No vamos a la prosperidad, sino a la pobreza, de Roberto Centeno en El Confidencial, en Caffe Reggio, 26/01/2015)

En manos de quién está la insostenible deuda griega... en las nuestras, después de que la banca alemana y francesa se desprendieran de ella


"Un total de 217.400 millones de euros de deuda soberana griega, el 69%, está en manos del FMI_y de los países de la zona euro, ya sea por los préstamos bilaterales que cada uno concedió a Grecia en el primer rescate o a través del riesgo asumido dentro del Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF por sus siglas en inglés), el vehículo con el que se articuló el segundo rescate.

En el primer rescate, concedido en mayo de 2010, el FMI aportó 20.100 millones de euros y los estados miembros de la zona euro, 52.900 millones de euros. Un total de 73.000 millones de los que la mayor parte correspondió a Alemania, con 15.165 millones de euros, seguida de Francia, con 11.388 millones. España contribuyó entonces con 6.650 millones.

En el segundo rescate, de noviembre de 2011, el FMI asumió una contribución de 28.000 millones de euros –de los que 8.200 millones se concederían a partir de 2014 y que el organismo dejó en suspenso a la espera de un acuerdo entre la troika y Atenas– y el Mecanismo Europeo de Estabilidad, de 141.800 millones de euros, lo que supuso una nueva concesión de financiación por parte de los socios europeos.

 Este mecanismo, creado en octubre de 2011 como cortafuegos ante la crisis y con el que financiar los rescates de países socios en apuros, se diseñó con un reparto del capital en la misma proporción del pactado en la creación del Banco Central Europeo. Así, a España le corresponde el 12,75% de esa segunda ayuda a Grecia, mientras que el primer gran acreedor vuelve a ser Alemania, que asume el 29,07% de la financiación del EFSF, seguida de Francia, con el 21,83%.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, cifró recientemente en 26.000 millones de euros la cuantía que España se juega con la deuda griega, motivo para no desear su salida del euro ni la aplicación de una quita.

La deuda soberana griega ya sufrió una fuerte quita para los bonos en manos de inversores privados como parte de la negociación del segundo rescate del país. Asumieron una pérdida del 53% que permitió rebajar el montante de la deuda pública en 100.000 millones de euros, en una negociación tras la que los estados de la zona euro, el FMI y el BCE quedaron como los grandes acreedores del país. 

De hecho, la banca europea –en especial la alemana y la francesa, la más expuesta a los bonos griegos– ya había ido vendiendo con contundencia su deuda helena en el mercado, lo que sin duda contribuyó a disparar la prima de riesgo del país. Y cuando se acordó la ejecución de la quita, su riesgo quedó finalmente reducido al mínimo.  

Apenas el 12% del total de la deuda soberana griega está ahora en manos privadas, lo que en buena parte explica que la incertidumbre sobre la solvencia del país haya tenido un efecto limitado en mercado. Y buena parte de estos acreedores privados corresponden a fondos que en su momento no aceptaron la quita y no acudieron al canje.

El BCE es el tercer mayor acreedor de Grecia con el 9% de su deuda soberana y, como tal, promete jugar un papel determinante, más aún después de que Mario Draghi haya anunciado su plan de compra masiva de deuda soberana.(...)"        (Nuria Salobral, Cinco Días, 27/01/2015)

La hucha de las pensiones perdió otros 12.000 millones más en 2014. Hasta ahora, nunca había mermado tanto en su sólo año

"El Fondo de Reserva de la Seguridad Social terminó el año 2014 con sólo 41.634 millones de euros, su cifra más baja desde el año 2007. 

A lo largo del ejercicio, la llamada hucha de las pensiones vio cómo menguaba en 12.110 millones de euros para pagar las dos pagas extraordinarias de los pensionistas. Hasta ahora, nunca había mermado tanto en su sólo año.

La hucha de las pensiones ha sido utilizada por tercer año consecutivo por el Gobierno para pagar la extra a los pensionistas y así evitar la emisión de más deuda pública. Desde que en 2011 se empezó a echar mano del fondo, éste ha visto reducido su importe en 25.181 millones de euros.

 A pesar de la mejoría de la situación económica, este año se seguirá utilizando el Fondo de Reserva. El Gobierno espera disponer de otros 8.500 millones de euros en este 2015 para evitar cubrir con deuda parte de los pagos a pensionistas. (...)"           (El Economista, 28/01/2015)

Ya son cuatro las familias desahuciadas acampadas junto a la casa de Monago... y doscientas lo serán esta semana en Extremadura

"Victoria, de 28 años, y su marido llevan un año y medio viviendo junto a su hijo en una vivienda social, pero ahora pesa sobre ellos una orden de desahucio. Por eso, la joven pacense ha decidido pasar a la acción y unirse la noche del martes a la acampada que está teniendo lugar junto a la puerta de la vivienda del presidente extremeño, José Antonio Monago, en una de las zonas residenciales más lujosas de Badajoz.

Con ella ya son dos familias de la ciudad y otras dos de Montijo las que duermen en el lugar para reclamar soluciones en casos de necesidad extrema. Es el caso de Isabel, madre de dos hijos, parada, víctima de violencia de género y sin ningún tipo de ingresos, quien fue la primera en acampar, el 13 de enero, o de Juliana, de 55 años, quien se unió a la protesta dos días después.

Esta última se había instalado en el trastero del bloque de viviendas del piso del que la desahuciaron, un lugar que no cumplía las condiciones de habitabilidad necesarias. Juliana, que tiene una minusvalía, ha tenido que dejar a sus hijos con familiares y la situación que atraviesa la está haciendo pasar, denuncia, por capítulos depresivos.

El 20 de enero se sumaron miembros de una tercera familia, también bajo amenaza de desahucio. Jenny, de 28 años, con tres hijos menores y vecina de Badajoz, recibió una carta del juzgado conminándola a abandonar la vivienda en el plazo de 10 días. 

Su casa es propiedad del Gobierno de Extremadura y llevaba habitando en ella 17 años. Según explica el colectivo de apoyo, Acampada Dignidad de Extremadura, la vivienda fue adjudicada a su padre que, desde hace 8 años, ya no vive en ella. La Junta de Extremadura acusa a Jenny de “ocupación irregular”.

Para la organización, estas familias “representan el sufrimiento de otras miles de familias extremeñas, contra las que el poder financiero y político está practicando una violencia institucional sistemática”. Acampada Dignidad ha denunciado esta semana que más de 200 familias se encuentran al borde del desahucio sólo en Badajoz."          (La Marea, 28/01/2015)

Europa pagará por su moralina alemana durante los próximos años, quizás décadas

"(...) El manirroto y desprendido Estados Unidos está experimentando una recuperación sólida, una realidad reflejada en el enérgico discurso sobre el Estado de la Unión del presidente Obama. 

Mientras tanto, la virtuosa Europa se hunde cada vez más en las arenas movidizas de la deflación; todo el mundo confía en que las nuevas medidas monetarias anunciadas el jueves rompan la espiral descendente, pero nadie que yo conozca espera realmente que sean suficientes. (...)

Por otra parte, Europa —o, más concretamente, la zona euro, es decir, los 18 países que comparten una moneda común— se ha equivocado prácticamente en todo. En el aspecto fiscal, Europa nunca ha aplicado muchos estímulos, y se ha apresurado a volver a la austeridad —con recortes de gastos y, en menor medida, aumentos de los impuestos— a pesar del elevado desempleo. 

En el aspecto monetario, los funcionarios se han dedicado a combatir la amenaza imaginaria de la inflación, y han tardado años en reconocer que la amenaza real era la deflación. (...)

En cierta medida, el giro hacia la austeridad reflejaba la debilidad institucional: en Estados Unidos, programas federales como la Seguridad Social, Medicare y los vales de alimentos contribuyeron a dar apoyo a estados como Florida, donde el desplome del mercado inmobiliario fue especialmente grave, mientas que países europeos que atravesaban apuros similares, como España, quedaban a su suerte. 

Pero la austeridad europea también reflejaba la obstinación en hacer un diagnóstico erróneo de la situación. En Europa, como en Estados Unidos, los excesos que desembocaron en la crisis afectaban abrumadoramente más a la deuda privada que a la pública, con Grecia como principal anomalía. 

Pero los altos cargos de Berlín y Bruselas decidieron hacer caso omiso de la evidencia y se decantaron por una narrativa que atribuía toda la culpa a los déficits presupuestarios, y, al mismo tiempo, negaron las pruebas e insinuaron —con razón— que intentar atajar los déficits en una economía deprimida agravaría la depresión.

Mientras tanto, en 2011 los gobernadores de los bancos centrales europeos decidieron preocuparse por la inflación y subir los tipos de interés, incluso cuando era obvio que era una estupidez hacerlo. Es cierto que ha habido un repunte de la inflación general, pero las medidas de la inflación subyacente eran demasiado bajas, y no demasiado altas. (...)

La política monetaria mejoró mucho después de que Mario Draghi se convirtiese en presidente del Banco Central Europeo a finales de 2011.(...)

 Es más, tiene que actuar con una mano atada a la espalda, porque Alemania sigue oponiéndose terminantemente a cualquier cosa que pueda hacer la vida más fácil a los países endeudados.

Lo terrible es que la economía europea se ha hundido en nombre de la responsabilidad. Es cierto que ha habido épocas en las que ser fuerte significaba reducir los déficits y resistir la tentación de emitir moneda. Sin embargo, en una economía deprimida, la fijación con el equilibrio presupuestario y la obsesión por la moneda fuerte son profundamente irresponsables. 

No solo son perjudiciales para la economía a corto plazo, sino que pueden —y en Europa así lo han hecho- infligir daños a largo plazo, menoscabando el potencial de la economía y llevándola a una trampa deflacionaria de la que es muy difícil escapar.

Tampoco fue un error inocente. Lo que me sorprende de los arcontes europeos de la austeridad, de sus decanos de la deflación, es su autocomplacencia. Se sentían cómodos, tanto emocional como políticamente, exigiendo sacrificios (a otros) en un momento en el que el mundo necesitaba más gasto. Todos ellos han sido demasiado propensos a pasar por alto la evidencia de que se estaban equivocando. Y Europa seguirá pagando el precio de su autocomplacencia durante los próximos años, o quizá décadas." ( , El País25 ENE 2015)

Susana Díaz quiere salvar al PSOE

"Susana Díaz pretende con su adelanto electoral en Andalucía derrotar al PP y Podemos, para poner en valor al PSOE y su liderazgo personal de cara a las varias citas electorales de 2015. 

Sin embargo Díaz corre el riesgo de no sacar mayoría absoluta y encontrar dificultades insalvables para pactar un nuevo gobierno andaluz sin comprometer al PSOE nacional, en ese caso el adelanto electoral se volverá contra ella como un agresivo boomerang. 

(...) el PSOE, que vive en la confusión política e ideológica ante la crisis económica y social del país y europea y que sufre un creciente deterioro político y electoral en el hundimiento del bipartidismo español por la primacía de Podemos en la izquierda, necesita con urgencia una victoria electoral sobre el PP y Podemos, que les permita el rearme electoral, político e ideológico, convirtiendo Andalucía en un trampolín de las elecciones municipales y autonómicas de mayo, y dejando al PP y a Podemos en dificultades y con el estigma de su derrota en el Sur.

Al margen de las posibles ambiciones personales de Susana Díaz a nivel nacional, la estrategia de la presidenta andaluza es razonable, y podría convertirse en palanca y balón de oxígeno importantes del PSOE en estos momentos de desánimo general, en los que la sombra del hundimiento del PASOK en Grecia a manos de Syriza (el hermano gemelo de Podemos), y la debilidad de este partido que desvelan las encuestas se les suman cierta confusión ideológica y política frente a la crisis y las instituciones del país. 

Naturalmente, Susana Díaz cuenta para la batalla andaluza con el hecho de que su primer adversario político y líder del PP en esa Comunidad Juan Manuel Moreno carece de carisma, currículum y notoriedad. A la vez en el PSOE andaluz considera que Podemos está en construcción en Andalucía y no van a tener tiempo suficiente para lanzar bien la candidatura de Teresa Rodríguez, que fue presentada hace poco por Pablo Iglesias en Sevilla. 

Y, finalmente, el ascenso de Podemos va a debilitar las opciones de IU. Estas son las cuentas de Díaz, a las que se añaden el control que ella tiene en los medios púbicos y privados andaluces y su fácil presencia en los de ámbito nacional.(...)"          (

28.1.15

Los alemanes corren con una parte ridícula del riesgo, pero se llevan el 100% de los intereses de la barra libre del BCE

"(...)  El BCE va a inyectar en la Eurozona 60.000 millones de euros al mes a partir de 1 de marzo durante 19 meses y seguro durante más tiempo, porque la medida no va a funcionar. Pero esta vez el BCE limita el riesgo compartido al 20%, el 80% restante deberá afrontarlo el Banco de España o sea, los españoles. 

Dicho de otra forma, los alemanes corren con una parte ridícula del riesgo, pero se llevan el 100% de los intereses. 

El euro es el gran chollo de Alemania: si el euro se rompe, el marco se revalorizaría un 50%, y su economía caería en picado. Para España el euro es una trampa sin salida posible, en la que nos metió Aznar sin molestarse en analizar nada, aunque estaba demostrado que sería un desastre (1), como algunos explicamos en vano.

Y ¿a dónde va a ir ese dinero? Pues al mercado secundario de deuda y, básicamente, a la banca, lo que aparte de que reducirá más aún la parte de los salarios en el PIB a favor del capital, va a ser el pelotazo de su vida. Tiene mucha deuda con intereses al 4% y ahora están al 1%, y su valor va en sentido inverso, y de tener la duda, si lo cobraran ahora, se forrarían. 

La idea es que, como la banca va a tener un exceso de liquidez, lo preste a la economía real, pero eso no sucederá porque con la total incertidumbre actual y la economía en crecimiento cero en términos nominales, nadie sensato se va a endeudar para invertir. La banca invertirá fuera en mercados emergentes en busca de rentabilidad.

El otro gran beneficiario es el Gobierno, que podrá financiar sin problemas (de momento) el gigantesco tinglado clientelar de despilfarro y corrupción que le mantiene en el poder, y pagar los agujeros de los oligarcas del Ibex, como autopistas de peaje, un error ruinoso de las grandes constructoras, o la ruina de Sareb, que compró toda la basura inmobiliaria de la banca al doble del precio de mercado y está generando un agujero monumental. 

De momento, Rajoy dará 8.000 millones a las CCAA más despilfarradoras y corruptas para que puedan contratar a más familiares y amigos y gastar dinero a espuertas antes de las elecciones.

Pero como resumía el jueves S. McCoy con la brillantez que le caracteriza, el QE no creará inflación, como demuestran las medidas similares tomadas en EEUU o Japón; el dinero no circulará porque sobra liquidez en el sistema financiero y familias y empresas están desapalancándose; y no se arreglaran los problemas estructurales –excepto acentuar la deflación salarial–, sino todo lo contrario, como sucedió con la barra libre de 2012. 

Y concluye: “Aumentará mucho más el peso de la economía financiera sobre la real, se deprimirán aún más las rentas del ahorro, crecerán las desigualdades –en las que ya somos campeones de Europa, añado– y, al final del día, cuando la burbuja estalle, todos seremos mucho más pobres por generaciones y generaciones”. Esta es la política Rajoy que es envidia del mundo. (...)"                      (No vamos a la prosperidad, sino a la pobreza, de Roberto Centeno en El Confidencial, en Caffe Reggio, 26/01/2015)

La victoria de Syriza es la primera insurrección popular contra los burócratas de Bruselas

"(...) Las elecciones griegas constituyen un punto de inflexión en el serio y casi viejo debate para dilucidar quienes son los responsables de la crisis de estos años y quiénes son los que pagan por ello. 

Una debate que en la UE había caído en el ámbito de la resignación pero que ahora con la nueva Grecia se va a reactivar en el seno de la UE exigiendo cambios importantes y no solo en la economía sino también en la política porque el malestar general de los ciudadanos de Europa más desfavorecidos afecta no solo a los partidos de la izquierda sino también de la derecha -la extrema derecha griega se ha convertido en la tercera fuerza política del país, y el Frente Nacional está cerca del primer nivel en Francia-, lo que conduce a discursos anti europeos que no convendría olvidar sino todo lo contrario combatir. (...)"            (Syriza pone a prueba a Europa, de Pablo Sebastián en República de las ideas, en Caffe Reggio, 26/01/2015)


"(...)  La victoria de Syriza es la primera insurrección popular contra ese discurso único que ha tenido éxito. Como dice la portada del lunes del Financial Times, es “un desafío al establishment del euro”. Ha habido contestación contra ese sistema de poder en muchos países y desde posiciones ideológicas muy diferentes. 

Ha habido gobiernos como el francés que han amagado con resistir, aunque luego se han rendido. Pero ahora tenemos a un Gobierno, con silla en el Consejo Europeo, que no acepta las cartas que se han repartido hasta ahora en la mesa. 

Y ahí es donde se juega el duelo imprescindible, no en los parlamentos nacionales, donde sólo se puede aparentemente seguir las órdenes que llegan del norte. (...)

Hemos rescatado a los bancos, pero no a la gente. Ese es un mensaje que se ha escuchado en las calles de toda Europa. El establishment no ha movido un músculo. En un país, se ha lanzado el desafío que faltaba. Muchos griegos han decidido no resignarse. ¿Habrá gente suficiente en otros países para continuar ese camino?"            (El fin de la gran ficción europea, de Iñigo Sáenz de Ugarte en Zona Crítica de eldiario.es, en Caffe Reggio, 26/01/2015)


"Exhaustos, los ciudadanos griegos dejaron masivamente de pagar sus impuestos, especialmente la odiada tasa inmobiliaria incluida en el programa de rescate, nada más convocarse las elecciones que precisamente se celebran hoy. Dan por descontada, y sin duda apoyan, la victoria de Syriza, y aplican anticipadamente su propia visión de lo que entienden por quita de la deuda. 

Una concreción a escala microeconómica del gran debate que centrará la atención de la política europea en las próximas semanas. Esa aplicación directa del fin del programa alemán de pago de la deuda que se está produciendo ya en las casas griegas define el contexto de las posibles negociaciones entre la troika (los acreedores institucionales de Grecia, el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional y la Comisión Europea) y el nuevo Gobierno griego: el hundimiento fiscal de los ingresos del Estado a consecuencia de la rebelión de los contribuyentes y la imposibilidad de mantener el programa económico de devolución de la deuda y continuidad de los ajustes una vez los ciudadanos griegos hayan emitido su voto.


No sabemos qué importancia ha tenido el factor griego en la decisión del BCE de lanzar el pasado jueves su programa de compra masiva de deuda pública, a razón de 60.000 millones de euros al mes hasta por lo menos septiembre del 2016. 

Pero no debe haber sido menor. Mario Draghi se ha anticipado al desenlace electoral con un anuncio que, de momento, evita la confluencia hoy mismo de las turbulencias políticas que provocará el recuento de los votos con las dudas sobre el estado económico de la eurozona. (...)"           (Draghi es mortal, en Grecia y en España, de Manel Pérez en La Vanguardia, en Caffe Reggio, 25/01/2015)

Los recortes sanitarios ponen en riesgo vidas... sólo en Valencia, causan más de 2.000 muertes al año

"El demoledor informe de la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, elaborado junto con los defensores del pueblo de varias comunidades autónomas, alarma, y con razón, porque en él se llega a afirmar que la situación actual de la Sanidad, en particular, de las Urgencias hospitalarias aumenta el riesgo de mortalidad. Pero la advertencia no es nueva, médicos y sindicatos llevan desde 2013 avisando de que los recortes del Gobierno podrían costar vidas humanas. (...)

El informe titulado “Las urgencias hospitalarias en el Sistema Nacional de Salud: derechos y garantías de los pacientes”, (...)

El estudio dice sin tapujos que las graves carencias en los servicios de Urgencias en los hospitales ha aumentado el riesgo de error humano y de mortalidad. Denuncia situaciones “inadecuadas” como que los médicos residentes “asuman un grado excesivo de responsabilidad”, y exige “la presencia y suficiencia de profesionales adecuados”.  (...)

El informe también denuncia la “repetición de situaciones de saturación” en los servicios de Urgencias y critica que, tras una primera atención y a la espera de ser hospitalizados, se ubique a los pacientes en dependencias del propio Servicio de Urgencias, situación que “perturba la gestión del servicio” e impide que al enfermo se le facilite la atención que requiere. (...)

La gravedad denunciada en el informe justifica la alarma social que pueda crearse, pero desde 2013 médicos y sindicatos vienen advirtiendo de las consecuencias de los recortes en la Sanidad aplicados por el Gobierno de Rajoy, mientras se sucedían casos de muertes en hospitales acompañadas con denuncias por negligencia y falta de servicios adecuados, en regiones como Cataluña, Galicia, Castilla-La Mancha (este periódico ha denunciado en múltiples ocasiones la situación de la sanidad de Cospedal), entre otras regiones.

En marzo de 2013, tras la muerte de una mujer en Urgencias de un hospital de Vigo, el sindicato de enfermería Satse dejó entrever que no era de extrañar una mala praxis en el caso de aquella muerte porque el servicio en el Complejo Hospitalario Universitario de Vigo estaba el martes “hasta la bandera”, incluso fue necesario derivar pacientes a otros hospitales, algunos privados.

Tras aquel suceso, los médicos gallegos denunciaron en una contundente carta que los “recortes insensatos” exponían a su comunidad a una “pérdida de calidad de vida” y a la “pérdida de vidas de manera innecesaria”.

Los médicos que redactaron la carta en nombre de los facultativos de la red hospitalaria de Vigo, y que fue publicada en el diario regional Faro de Vigo, advierten de que “se perderán vidas innecesariamente”. (...)

“Nuestra salud se verá mal atendida, aumentarán las demoras, no tendremos acceso a nuevos tratamientos innovadores y los niveles de calidad sanitaria, como es evidente, caerán (…)

 Se perderá calidad de vida, se perderán años de vida útil, se multiplicará el sufrimiento, aumentará la ansiedad y, ténganlo por seguro, se perderán vidas innecesariamente”, afirmaban los médicos en su carta. “No hay medios humanos” para satisfacer la demanda de los servicios médicos por parte de los ciudadanos porque la Consejería de Sanidad y “no se cubre las jubilaciones ni las bajas” de los profesionales, añadían. 

UGT denunció que la sanidad valenciana provocaba muertes prematuras

Aquel mismo año se hizo público un informe de UGT, presentado por Cándido Méndez, sobre la mala gestión de la sanidad en la Comunidad Valenciana, la primera que aplicó el modelo privado en centros públicos. Según aquel estudio, la sanidad valenciana provocaba “2.752 muertes prematuras” en un año. 

Basaba sus datos en información de varios ministerios (Economía, Sanidad, Trabajo e Interior) y organismos como la el INE, el CIS y otras doce entidades públicas y privadas. (El Plural, 27/01/2015)

El problema no es Grecia. El problema es Europa. Si no cambia su política una reacción popular será inevitable

"(...) En la mayoría de países de la Unión Europea, el PIB per cápita es menor al de antes de la crisis. Una media década perdida se está convirtiendo rápidamente en una década entera perdida. 

Detrás de las frías estadísticas, las vidas se arruinan, los sueños se desvanecen, y las familias se desintegran (o no se forman) a la par de que el estancamiento – que llega a ser depresión en algunos lugares – se arrastra año tras año.(...)

Europa no es una víctima. Sí es verdad que Estados Unidos administró mal su economía; pero, no, no es verdad que EE.UU. de alguna forma se las arregló para imponer la peor parte de la caída mundial en los hombros de Europa. 

El malestar de la UE es auto-infligido, a causa de una sucesión, sin precedentes, de malas decisiones económicas, comenzando por la creación del euro. Si bien el euro se creó con la intención de unir a Europa, finalmente, lo que hizo fue dividirla; y, debido a la ausencia de la voluntad política para crear instituciones que permitan que una moneda única funcione, el daño no se está revertiendo. (...)

El caos actual proviene en parte de la adhesión a una creencia que ha sido desacreditada desde hace ya mucho tiempo sobre que existen mercados en buen funcionamiento que no tienen imperfecciones de información y competencia. La arrogancia desmedida también ha jugado un papel. 

¿Cómo, si no, se podría explicar el hecho de que año tras año los pronósticos de los funcionarios europeos sobre las consecuencias de sus propias políticas han sido consistentemente erróneos? Estos pronósticos no han sido erróneos porque los países de la UE no lograron poner en práctica las políticas prescritas, sino porque los modelos sobre los que las políticas se basaron tienen graves deficiencias. 

En Grecia, por ejemplo, las medidas destinadas a reducir la carga de la deuda, en los hechos, dejaron al país más cargado de lo que estaba en 2010: el ratio deuda PIB se ha incrementado, debido a que el impacto de la austeridad fiscal lastimó a la producción. Al menos, el Fondo Monetario Internacional ha admitido estos fracasos intelectuales y de políticas. (...) 

Ahora Grecia pone a prueba una vez más a Europa. La caída del PIB griego desde el 2010 es mucho mayor que la caída que enfrentó Estados Unidos durante la Gran Depresión de la década de 1930. El desempleo juvenil es superior al 50% (...) 

Si Syriza gana pero no llega al poder, un motivo principal será el miedo a cómo responderá la UE ante dicha elección.

 El miedo no es la más noble de las emociones, y no va a dar lugar al tipo de consenso nacional que Grecia necesita para seguir adelante. El problema no es Grecia. El problema es Europa. Si Europa no cambia sus maneras de actuar – si no reforma la eurozona y rechaza la austeridad – una reacción popular será inevitable. 

Grecia podría mantener el rumbo en esta ocasión. Pero esta locura económica no puede continuar por siempre. La democracia no lo permitirá. Sin embargo, ¿cuánto más dolor tendrá que soportar Europa antes de que se restablezca el sentido común?" 
 

De lunes a domingo, sin días de descanso, 9 horas diarias, sin ponerse enfermo, por 500 euros

"(...) A quiénes va a sorprender que una oferta de empleo en una panadería sea para trabajar de lunes a domingo, sin días descanso ni vacaciones. Que cada día se trabajen 9 horas en horario continuado de 6:30 a 15:30 y que por esta ganga el empleador page 500 euros líquidos por mes. 

Eso sí, nada de ponerse enferma, pues le descontarán el sueldo de los días no trabajados y si se repite la enfermedad lo suyo será despedirla. Y por supuesto hay que elaborar el pan y bollería justos. Y ojito si a la hora de cerrar sobra producto el coste del mismo le será descontado del sueldo. 

Para conseguir ser acreedora de tan suculento empleo la oferta esta establece que las personas aspirantes deben pasar un periodo de prueba de 15 días. Desde luego sin cobrar nada.

Si el empleo de la panadería no le atrae o tiene alergia a la harina puede probar este verano con este otro: Complejo vacacional del levante español, muy publicitado por cierto. Entre 12/14 horas diarias de trabajo. Cambios permanentes e intermitentes de horario durante el día. Muchos días el horario termina a las 2 o 3 de la madrugada. 

Se duerme en el propio complejo, en apartamento de la propia empresa con 3 camas para un grupo de 8 personas. Del sueldo se descuenta el alquiler y el gasto de luz del apartamento. El contrato de trabajo es de 4 horas/día. 

 El empleo conlleva controles de sangre indiscriminados “para comprobar que no se drogan” y se les registra cada vez que salen del complejo “para evitar robos”. A final de mes el fruto de este empleo se quedaba en 500 euros. El fruto de los 3 meses: una persona abatida y un hondo sentimiento de inutilidad.

También puede sopesar esta otra. Empresa de explotación de salones de juego; jornada: siempre de tarde-noche-madrugada; consiste en servir bebidas a clientes y limpieza del local después del cierre del mismo; movilidad discrecional y diaria entre los distintos locales ubicados en localidades distintas (ej. Vete para (nombre de la localidad) que está más lleno y ya te digo luego) estos desplazamientos se efectúan con vehículo propio y a expensas de la trabajadora; horario: se sabe cuando se empieza pero no cuando se termina ni en qué localidad; condición: “tener siempre una sonrisa” y vestir de modo “atractiva” (atractiva= minifalda ceñidita y escote generoso). Todo ello por el fabuloso sueldo de unos escasos 800 euros brutos/mes. (...)"         (Jesús Páez Narváez, La Lamentable, 20/01/2015)

Un “Plan Marshall - Merkel” para Europa

"Desde que estalló la crisis económica de Europa hace más de cuatro años, los políticos y los analistas han reclamado una gran solución, invocando muchas veces el ejemplo del Plan Marshall de postguerra de Estados Unidos que, desde su inicio en 1948, ayudó a reconstruir las economías destruidas y oprimidas por la deuda de Europa Occidental. Pero el momento político nunca llegó a madurar. Eso podría estar a punto de cambiar.

La situación de Europa hoy tiene algunas similitudes con los años 1940. Agobiados por deudas públicas que son consecuencia de errores pasados, los gobiernos de la eurozona saben lo que tienen que hacer pero no cómo hacerlo. No confían demasiado unos en los otros como para colaborar.

 Mientras tanto, la demanda en la mayor parte de la Unión Europea es débil, lo que le cierra las puertas al crecimiento económico necesario para pagar las deudas y ofrecer esperanza a los 25 millones de desocupados.

Una sospecha corta de miras ha sido el principal obstáculo para una gran solución. Los contribuyentes de ningún país han querido sentir que están pagando por los excesos de otros: la moneda única no impuso una responsabilidad compartida. 

De manera que los países acreedores, liderados por Alemania, han intentado hacer lo mínimo necesario para mantener al euro vivo, mientras que los deudores han refunfuñado con impotencia sobre la insistencia de Alemania en una austeridad fiscal. (...)

Lo que hoy está refrenando a estas y otras economías europeas es la demanda débil en la eurozona en general.

Esa es la razón por la cual hace falta una versión moderna del Plan Marshall. Desde un punto de vista político, sería inteligente si la canciller alemana Angela Merkel tomara la iniciativa y propusiera una gran solución, en lugar de verse obligada a aceptar concesiones fragmentadas y reacias por parte de gobiernos nuevos en Grecia, España u otras partes.

Sería aún más inteligente compartir esa iniciativa con los líderes de las otras grandes economías de Europa: el presidente francés, François Hollande, quien luego de los atentados terroristas a comienzos de este mes, quizá sea especialmente receptivo de los esfuerzos por promover la unidad y le crecimiento económico, y el primer ministro británico, David Cameron, que acogería con agrado toda señal de una reforma europea.

Un Plan Marshall moderno debería tener tres componentes principales. Primero, la deuda soberana en la eurozona se reestructuraría para aliviar el dolor sufrido por Grecia y España. Segundo, un programa de inversión pública financiado colectivamente se centraría en la energía y otra infraestructura. Tercero, se establecería un cronograma para la conclusión de las reformas de liberalización del mercado único -particularmente para las industrias de servicios y la economía digital. 

En Alemania, la reestructuración de la deuda sería el componente más polémico. Pero se les debería recordar a los alemanes que, junto con los fondos del Plan Marshall para Europa occidental, el otro gran impulso para la recuperación económica de posguerra de Alemania provino de la reestructuración de la deuda. El Acuerdo de Londres de 1953 canceló el 50% de la deuda pública de Alemania y reestructuró la otra mitad para darle al país mucho más tiempo para pagar.

Si bien una cancelación de las deudas de la eurozona sería políticamente difícil, se podría refinanciar un porcentaje importante con eurobonos de vencimiento a más largo plazo, algo que todos los países de la eurozona suscribirían. Lo crucial es que un remedio de estas características se extienda a todos los miembros de la eurozona y no a un solo país elegido (Grecia).

Al incluir los otros componentes de la inversión pública y de la conclusión de un mercado único, el Plan Merkel (o, mejor dicho, el Plan Merkel-Hollande-Cameron) podría reiniciar el crecimiento económico abriendo a la vez a los países a un mayor comercio y una mayor competencia. Esto aborda una de las principales quejas británicas sobre la UE: que hasta el momento no logró concluir el mercado único, un proyecto en parte iniciado por Margaret Thatcher en los años 1980.

Por supuesto, un Plan Marshall moderno enfrentaría un muro de escepticismo y obstrucción por parte de grupos de interés nacionales. Pero, al mantenerse unidas, las autoridades europeas podrían ganar esa batalla. Y si no se lo intenta, los europeos del mañana tal vez nunca perdonen a sus líderes de hoy."            (Project Syndicate | Bill Emmott, en Tribuna Libre, 21/01/2015)

Estamos entrando en una era de estancamiento secular... y España, más

"(...) Estamos entrando en una era de lo que se llama estancamiento secular. Esto es así por factores que tienen mucho que ver con la evolución demográfica, el empleo y el ahorro y la inversión. 

Tras el estallido de la burbuja inmobiliaria y financiera, el ahorro y la inversión solo se igualan a tasas de interés cercanas a cero, o incluso negativas. Por eso algunos economistas como Summers sólo hay dos opciones: o crecimiento mínimo o burbujas. 

Solow incide en que en los últimos 20 años únicamente las burbujas han añadido crecimiento. Por el contrario, Richard Koo demuestra que cuando una burbuja es financiada con deuda, como España o Japón, los procesos de desapalancamiento sin quitas provoca recesiones profundas, algo en lo que España está inmersa.

Pero el gran problema es la crisis de población que se nos viene encima. (...)

Frente a esto, España contrapone con políticas regresivas para la mujer, sin políticas de familia y conciliación y con una estructura productiva tan frágil, como ineficiente de cara al empleo de calidad, indefinido y con salarios dignos. (...)"          (Alejandro Inurrieta, Vox Populi, 04/01/2015)

La famosa frase: “Los españoles ya no tienen miedo a perder el empleo”, resulta insultante para más de tres millones de españoles con contratos a tiempo parcial

"(...) La famosa frase: “Los españoles ya no tienen miedo a perder el empleo”, resulta insultante para más de tres millones de asalariados que tienen un contrato temporal/tiempo parcial u otras formas de precariado que tanto gustan a los más liberales del Gobierno. (...)

Los trabajadores indefinidos tienen una espada de Damocles encima porque sus contratos, especialmente en empresas pequeñas donde no hay representación sindical, apenas valen 20 días por año trabajado y eso a día de hoy es muy financiable por parte de múltiples empresarios que ven en esta sustitución de trabajadores indefinidos por temporales, una ventaja comparativa muy apetecible. 

Por tanto, visto lo acontecido, la probabilidad de ser despedido en un entorno de caídas de las ventas y la facturación durante los tres trimestres anteriores es muy elevada, y eso lo debería conocer, si se dedicase a estudiar, el Ministro de Economía. Por tanto, incluso en un entorno de cierta mejoría de la actividad, como anuncia la propaganda, el empleo sigue descendiendo como es el caso del comercio al por menor. 

 En 2014, a pesar de la intensa liberalización de horarios en algunas zonas como Madrid, el empleo ha seguido descendiendo (un  1,4% en la Comunidad de Madrid durante el periodo enero-noviembre de 2014). (...)

Por eso, y sabiendo la realidad desde dentro, sorprende que políticos lleven a cabo estas afirmaciones que duelen y muestran la peor cara de la política, aquella que busca burlarse de los que más sufren y tratan de tapar su propia incompetencia.

 Ya no se trata de elevar el discurso fácil de que De Guindos jamás sufrirá el desempleo, ni nadie de su entorno, porque sería tachado de populismo, sino de que al menos digan la verdad a los que les pagamos su salario, es decir los ciudadanos.

 La realidad económica en España es manifiestamente peor de lo que los voceros del establisment nos quieren hacer creer. (...)"       (Alejandro Inurrieta, Vox Populi, 04/01/2015)

25.1.15

Europa, al borde del abismo de una deflación por deuda

"Europa se encuentra al borde del precipicio, ése que irremediablemente nos arrastraría hacia una profunda deflación por deuda. Deberíamos actuar ya, aún es posible corregir el rumbo de nuestro destino. Sin embargo, soy pesimista.(...)

 La actual clase política dirigente está absolutamente paralizada, petrificada. Y para lo que pretenden hacer, mejor que se queden quietos. Se está dejando llevar por esos cantos de sirena que nos empujan a un Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos, otra vuelta de tuerca más a los trabajadores europeos. (...)

Es necesario un cambio radical de políticas. Ello requiere despojarnos del dominio de la élite y recuperar la democracia, la libertad. Pero desde el lado económico implica necesariamente partir de un diagnóstico diametralmente opuesto al del consenso actual de los economistas.

El economista Thomas Piketty en su reciente visita a España, en la promoción de su libro El Capital en el Siglo XXI, hizo una afirmación contundente, “si no se hace nada en 50 años toda la riqueza del mundo pertenecerá a las grandes fortunas”. Lo fundamental son las razones que aportó, culpó de ello a un proceso de privatización descontrolado y a la crisis financiera.

 Ambos aspectos han aumentado la desigualdad a extremos insoportables. No se puede permitir, afirmó, “que en algunos países se privaticen servicios básicos y se cierren escuelas y hospitales para pagar a deudores privados”. 

En esta línea, y refiriéndose a nuestra querida España, el economista francés señaló que los pagos de intereses "superan el presupuesto de todas las universidades públicas" y eso "no parece la estrategia correcta para preparar el futuro". (...)

Las burbujas financieras no son sino vías para sortear artificialmente los límites de la desequilibrada distribución de la riqueza en el mundo. Las emisiones billonarias de activos financieros derivados, apalancados, sirven para sostener una expansión artificial de la demanda, que sortea la caída de la tasa de ganancia del capital y, sobre todo, facilita la financiación de un gigantesco proceso de acumulación, y la adquisición de riquezas por todo el globo a favor de unas pocas manos.(...)"             (Juan Laborda, Vox Populi, 10/01/2015)

Draghi ha tenido que ceder ante la presión alemana para que cada país compre sus bonos y asuma el grueso de las pérdidas en caso de impago

"(...) la compra de bonos no resuelve la crisis griega. Este domingo hay elecciones y los griegos y los alemanes tocan partituras diferentes. El nuevo Gobierno griego tendrá que negociar un nuevo préstamo con la troika. Habrá mejores condiciones que en los anteriores, ya que Grecia ha conseguido su compromiso de superávit primario. 

Pero Syriza tendrá que renunciar públicamente al 90% de las propuestas de su programa económico. Si no está dispuesto a ello, le abrirán la puerta para salir del euro, como le hicieron a Papandreu en 2010 y a Chipre en 2013.

El escenario más probable es que el nuevo Gobierno griego acepte las condiciones y haya acuerdo. Pero si Grecia sale del euro, el impacto será mayor que la quiebra de Lehman Brothers y la Reserva Federal no pudo evitar la Gran Recesión. 

Draghi ha tenido que ceder ante la presión alemana para que cada país compre sus bonos y asuma el grueso de las pérdidas en caso de impago. Esto aleja a Europa de la mutualización de la deuda y de la unión fiscal que es condición necesaria para resolver la crisis del euro.

La compra de bonos ayudará a mitigar la deflación pero no sacará a Europa del estancamiento secular en el que se encuentra. (...)"           ( El País 23 ENE 2015)

¡Ya no tengo atención médica!

"Para el Dr Jordi Casademont,
Director Servei de Medicina Interna, Hospital de la Santa Creu i Sant Pau
Barcelona, 22 de enero del 2015

Estimado Dr. Jordi Casademont,

Veo que el 29 de enero da usted una charla en Sant Pau con el título de “Fatiga Crónica y Fibromialgia: Qué es y qué hacemos por los pacientes?”. 

Me encantaría asistir, pero como gran parte de las personas que tenemos el Síndrome de Fatiga Crónica (no “fatiga crónica” que no es una enfermedad, sino un síntoma con muchas posibles etiologías), patología que en realidad se llama “Encefalomielitis Miálgica” (EM/SFC), estoy demasiado enferma para asistir (...)

Pero supongo que su conferencia será muy breve ya que la respuesta a la pregunta de qué hacen ustedes por los pacientes con EM/SFC es: “nada”. Sí, usted y yo y las más de 200,000 personas con EM/SFC y fibromialgia (FM) en Catalunya sabemos que ustedes, en Sant Pau, no tienen la Unidad SFC-Fibromialgia Multidisciplinaria, una de las que se votó por unanimidad en el Parlament de Catalunya el 21 de mayo del 2008, como parte de la Resolución 203/VIII., resolución que no se ha cumplido. 

Yo, como miles de enfermos de EM/SFC en Catalunya, era paciente de la Unidad del SFC del Hospital Clinic. En mi caso, comencé como paciente del Dr Joaquím Fernández-Sola, Coordinador de la Unidad SFC del Clinic, en 1994, cuando llegué a Barcelona de Canadá (me diagnosticaron EM/SFC en Canadá en 1990, en el Montreal General Hospital). 

Durante 20 años fui paciente del Dr Fernández-Sola. También, durante esos 20 años, tuve que acudir en varias ocasiones a Urgencias del Clinic por choc tóxico y por varias complicaciones debidas a empeoramientos de mi EM/SFC, que pudieron ser atendidas, dado que mi historial clínico estaba en ese hospital.

Pero el año pasado, como la lista de espera para la Unidad del Clinic era de dos años, a los que no vivimos en la zona del Clinic, se nos dijo que teníamos que acudir a la Unidad SFC-FM de nuestra zona, en mi caso, al Hospital Sant Pau. Mi doctora de cabecera rellenó la hoja de derivación pertinente y ayer recibí una carta de Consultas Externas de Sant Pau diciendo que “no me pueden atender” y que me tienen que atender en Atención Primaria. 

Aunque tengo una doctora de cabecera excelente y muy competente, ella sabe, porque se ha formado e informado, que como especialista en Medicina de Familia, no tiene los conocimientos de inmunología necesarios para hacer el seguimiento de mi enfermedad. Y también sabe que en Primaria no se pueden hacer las analíticas pertinentes para esta patología.

Supongo, espero, que usted sepa que la EM/SFC no es “fatiga”. Es una enfermedad, sobre todo, inmunológica, que, en la mayoría de los casos, es post-viral. Para que se haga una idea, ya que mis analíticas y el desarrollo de mi EM/SFC es un caso muy típico, le explico: tengo una hipofunción inmunitaria y una disminución muy severa de la población de las células NK y de los linfocitos CD8-CD57 y con un predominio de CD8+CD57. Tengo, desde 1990 (con analíticas hechas en Canadá, Alemania y España), una reactivación muy alta del virus CMV y niveles altos de IgG a EBV, tanto EBNA como VCA.
(Si no entiende las implicaciones de esta información, puede consultar con un inmunólogo). Pero para explicarlo en lenguaje común: no tengo defensas y vivo con varias infecciones crónicas y permanentes desde hace 30 años: bronquitis, pulmonías (que pueden durar hasta 4 meses), otitis, sinusitis y otras infecciones, la mayoría de las cuales están siempre presentes. Luego se añaden otras.

Y para explicarlo de forma aún más sencilla: todos los días son para mí como el peor día de la peor gripe que usted haya tenido. Eso es un “día bueno” para mí. Desde hace 10 años no puedo llevar a cabo tareas como lavarme el pelo y otras tareas de la vida cotidiana. 

Yo, que era profesora de enfermería en la universidad y consultora para el Departament de Salut, ahora, en un muy buen día, puedo, en la cama, escribir o leer media hora. Llevo más de una década en la cama y, como tantos enfermos de EM/SFC, seguramente pasaré el resto de mi vida así. Porque la EM/SFC no es fatiga, es muerte en vida.  (...)

Mi caso no es uno aislado. Somos miles de enfermos severos de EM/SFC que hemos sido derivados desde el Clinic a Sant Pau y a otros hospitales, que se suponen que saben atender esta enfermedad que afecta al 1% de la población. Pero todos hemos sido rechazados y enviados a Primaria. O sea, que no tenemos atención sanitaria pertinente.  (...)

Aún siendo ciudadanos (y aunque no lo fuéramos: la atención sanitaria es un derecho constitucional), habiendo cotizado, teniendo una tarjeta sanitaria, viviendo en un país con, se supone, una sanidad pública e universal, después de 20 años de tener seguimiento en la Unidad SFC del Clinic, nos encontramos desatendidos. 

No quiero ni pensar en el día que tenga que acudir a urgencias de Sant Pau con choc tóxico.

Si ustedes, en Sant Pau no pueden o saben trabajar con esta enfermedad tan especializada pero mayoritaria, sería mejor que lo admitieran. Sería útil que avisaran al Clinic, a Atención Primaria y al CatSalut, de que no tienen una Unidad SFC-FM Multidisciplinar y de que no se les debería derivar enfermos.(...)

Atentamente, 

Clara Valverde Gefaell. Presidenta LigaSFC"        (Clara Valverde Gefaell, www.ligasfc.org , en Rebelión, 23/01/2015)

Es muy, muy importante no acercarse demasiado al borde de la deflación

"(...) En mi opinión, los suizos acaban de cometer un gran error. Pero, seamos francos —¿francos?—, el destino de Suiza no es el verdadero problema. Lo que de verdad importa es la demostración de lo difícil que resulta luchar contra las fuerzas deflacionistas que ahora afectan a gran parte del mundo (no solo a Europa y a Japón, sino muy posiblemente también a China). 

Y aunque la trayectoria de Estados Unidos ha sido bastante buena durante los últimos trimestres, sería estúpido dar por sentado que el país es inmune.

Lo que esto nos está diciendo es que es muy, muy importante no acercarse demasiado al borde de la deflación; uno podría caerse dentro, y luego es extremadamente difícil salir. Esta es una de las razones por las que recortar drásticamente el gasto público cuando la economía está deprimida es tan mala idea: no solo por el coste inmediato que tiene en forma de pérdida de puestos de trabajo, sino también porque aumenta el riesgo de verse atrapado en una trampa deflacionista. 

Es también uno de los motivos por los que hay que ser tan cauto al subir los tipos de interés cuando la inflación está baja, aunque uno no crea que la deflación sea algo inminente. 

Ahora mismo, la gente seria —esa misma gente seria que, erróneamente, decidió que 2010 era el año en que debíamos olvidarnos del empleo para preocuparnos por el déficit— parece estar llegando al consenso de que la Reserva Federal debería empezar a subir los tipos muy pronto. 

¿Pero por qué? No hay ningún indicio de aceleramiento de la inflación en los datos actuales, y los indicadores de la inflación prevista por el mercado están cayendo en picado, lo que indica que los inversores consideran que hay riesgo de deflación, aunque la Reserva no lo vea.

Y yo coincido con el mercado en su preocupación. Si la recuperación de Estados Unidos pierde fuerza, ya sea porque se contagie de los problemas del exterior o porque nuestras variables fundamentales no son tan sólidas como creemos, es muy fácil que la restricción monetaria acabe siendo un acto de absoluta locura. (...)"              (   , El País 17 ENE 2015)

La salida griega del euro y sus efectos colaterales

"(...) la deuda pública del país heleno ascenderá hasta el 200 % del producto interior bruto (PIB) en el 2015, existiendo el temor de que podría pasar del default (incumplir sus pagos) a la salida de la Eurozona (medida drástica que contaría con las bendiciones de su principal acreedor, Alemania) , por lo que “cada vez más empresas europeas y estadounidenses se preparan para lo que antes era impensable”, según The New York Times.

La exclusión de Grecia de la Eurozona supondría el finiquito de la Eurozona pues el resto de países periféricos (Portugal, España, Irlanda, Malta y Chipre), seguirá inexorablemente el movimiento centrífugo de Grecia y deberán retornar a sus monedas nacionales, sufrir la subsiguiente depreciación de las mismas y la regresión a niveles de renta propias de la década de los 70 , con el consiguiente efecto demoledor en los mercados bursátiles. (...)"          (Germán Gorraiz López, Alainet, en Jaque al neoliberalismo, 13/01/2015)

23.1.15

Rajoy a Bárcenas: ¡SHHHHHHHHH!... Bárcenas a Rajoy: “He sido fuerte”

"El extesorero del PP Luis Bárcenas ha afirmado esta noche al abandonar la cárcel de Soto del Real tras el pago de una fianza de 200.000 euros, que el PP nada tiene que temer en estos momentos de él. 

“No tengo ningún mensaje para Mariano Rajoy, yo le he hecho caso y le doy las gracias: Luis ha sido fuerte de verdad. Le he hecho caso y he sido fuerte”, ha dicho a los periodistas. “El PP”, ha añadido, “no ha tenido nada que temer de mí, ni nada tiene que temer en estos momentos”. (...)"           (Cuarto Poder, 23/01/2015)

Este es el escenario deflacionista que quiere evitar Draghi


"Concretamente, el presidente del BCE, Mario Draghi, aseguró ayer que a partir del próximo mes de marzo la entidad lanzará un programa de compra de activos públicos y privados por un importe de 60.000 millones de euros mensuales y que estará en vigor al menos hasta finales de 2016 (en total serán de 1,14 billones de euros). (...)

No hay que olvidar que en el mes de diciembre 12 de los 19 países que comparten la moneda única registraron una inflación negativa (ver gráfico).

 Los países con los índices de precios más bajos a cierre de 2014 fueron: Grecia (-2,5%), España (-1,1%), Chipre (-1%) y Luxemburgo (-0,9%). A estos les siguieron de cerca y también en el terreno negativo: Bélgica (-0,4%), Irlanda (-0,3%), Portugal (-0,3%), Italia (-0,1%), Lituania (-0,1%), Países Bajos (-0,1%), Eslovenia (-0,1%) y Eslovaquia (-0,1%). Además, los siete países que consiguieron acabar con el índice en positivo lo hicieron con tasas muy bajas (todas por debajo del 1%).

Este panorama llevó la inflación media de la zona euro al -0,2% en diciembre desde el 0,3% de noviembre. Un dato que ha hecho saltar las alarmas en el BCE, (...)

Con este plan de compra de activos, Draghi quiere alejar por todos los medios la temida deflación, que implica una bajada generalizada y prolongada (al menos dos semestres) del nivel de precios de bienes y servicios.

 Un contexto de deflación tendría consecuencias muy negativas en el crecimiento de la zona euro, todavía muy frágil. En el tercer trimestre la economía de la región mejoró apenas un 0,2% (el dato del cuarto trimestre se conocerá el próximo 13 de febrero). 

La deflación activaría un círculo vicioso con mucho peligro. Al caer los precios, se reducen los ingresos de las empresas. Como los costes de producción no disminuyen, las compañías recortan la inversión y el empleo. 

Así que cada vez es más pequeña la masa salarial y también la demanda, lo que implica menos ventas. A la vez, los consumidores retrasan sus compras y las empresas sus gastos, al creer que más tarde todo será más barato.

Por si fuera poco, la situación se ve agravada porque el peso de las deudas en relación con los salarios aumenta y, con él, el riesgo para el sistema financiero. Ante esta coyuntura, aumenta la prima de riesgo de los bancos, que reducen la oferta de crédito.
Este es el escenario que quiere evitar a toda costa el BCE (...)"           (B. Amigot| Gráfico: C. Galera, Expansión, 23/01/2015)

El BCE, contra la deflación... tarde

"(...) Desde que Mario Draghi comenzó a hacer todo lo posible para proteger el euro e inyectar dinero al sistema financiero por diversos mecanismos, la especulación corrió salvajemente en los mercados. Ahora que el plan de flexibilización cuantitativa a nivel europeo ha visto la luz, ¿hasta qué punto el fuego de la imprenta desatará otro escenario de riesgo en Europa?.

La tesis de Mario Draghi es que hay que combatir las presiones deflacionarias en la zona euro e impulsar el crecimiento económico. Europa ha caído en la trampa de la deflación y sufre la amenaza de un estancamiento prolongado. 

Para Draghi, la deflación es solo un problema de postergación del consumo, pero lo cierto es que la deflación es el resultado de una caída masiva en el consumo producto de los bajos salarios y el menor nivel de empleo. 

Así también se explica la caída en la inversión: no hay expectativas reales de un retorno saludable de la inversión, y por eso nadie invierte. Los inversionistas tienen miedo de que la crisis empeore y a la luz de seis años de crisis sin resultado alguno el mundo empieza a vivir una era del vacío.

El escepticismo llega también por el lado de los mercados financieros. La experiencia demuestra que los planes de flexibilización cuantitativa desplegados por la Reserva Federal y su efecto de bombeo al sistema financiero sólo alentaron la especulación de los mercados e hincharon numerosas burbujas como la burbuja petrolera

Así, mientras los mercados financieros han rugído con una escalada de alzas sin precedentes, la economía real se ha mantenido estancada y al borde de un nuevo colapso mundial."             ( , El blog salmón, 22/01/2015 )

Alemania se prepara para una eventual ruptura del euro

"El BCE dio a conocer ayer su programa de compra masiva de deuda pública. Su tamaño es excepcional: 60.000 millones de euros cada mes (entre deuda pública y privada) hasta septiembre del 2016 o más tarde si la inflación no se recupera. 

Es decir, un mínimo de 1,1 billones de euros. Y aunque los mercados financieros han saludado esta actuación de forma muy positiva, la forma en que se ha diseñado indica una profunda, y preocupante, desconfianza sobre el futuro de la Unión.  (...)

El compromiso alcanzado es muy preocupante: serán los bancos centrales de cada país los que compren la deuda pública de sus propios estados. Por tanto, si hay reestructuraciones o quitas parciales de aquella, las pérdidas recaerán sobre cada banco central, es decir, sobre los contribuyentes nacionales. 

Y aunque Draghi intenta dorar la píldora (el BCE se quedará con el 8% de esas compras), se lanza una peligrosa señal sobre el futuro de la eurozona al sugerir que Alemania, y otros países del norte, se están preparando para una eventual ruptura del euro.

 Si este acaba finalmente fracasando, cada país, cada banco central, se llevará consigo sus pérdidas. (...)"          (Mensaje peligroso, de Josep Oliver Alonso en La Vanguardia, en Caffe Reggio, 23/01/2015)

Desalojada en Madrid una familia con tres hijos, uno de apenas un mes. Por una deuda de 3.000 euros, El "fondo buitre que compró su casa les ha triplicado el alquiler"


"Wilson no se queda, ni tampoco su pareja, Cecilia, ni sus tres hijos varones, de 16 años, 7 y un bebé de apenas mes y medio de vida, a pesar de la movilización de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Madrid (PAH) y de Stop Desahucios, que habían lanzado una campaña bajo el lema #WilsonseQueda para tratar de impedir el desahucio de esta familia de ecuatorianos. Su desalojo ha sido llevado a cabo esta mañana en el distrito Villa de Vallecas de Madrid.

Feli Velázquez y Cristina Escribano, miembros de la plataforma y que han pasado la noche en la vivienda junto a la familia afectada y a una treintena de activistas, cuenta por teléfono a EL PAÍS que Wilson y Cecilia, de unos 40 años, accedieron a una vivienda pública de la EMVS [Empresa Municipal de Vivienda y Suelo] en régimen de alquiler hace unos tres años, cuando el mundo era otro y trabajaban los dos, "él en la construcción y ella, en lo que le salía".

"La familia hacía frente sin problemas a un alquiler social hasta que los dos se quedaron sin trabajo y su casa pasó al fondo buitre". Feli se refiere a la venta por parte del Ayuntamiento de Madrid de 1.860 viviendas sociales de la EMVS a Fidere, la filial española del fondo de inversión Blackstone. "Fidere compra para especular, la vivienda deja de tener el fin social y les triplican el alquiler hasta los 700 euros", denuncian las activistas.

"Ellos no se negaban a pagar, pero pedían un alquiler de acuerdo a sus posibilidades para hacer frente a la deuda cuando mejorara la situación económica", añade Feli, que relata los intentos de parar el desalojo. "Lo logramos parar dos veces pero a la tercera los han echado. 

Hemos tratado de negociar con el Ayuntamiento para que les dieran una vivienda social de especial necesidad y nada, no les han dado ninguna solución, ni han respondido, Fidere nos ha dicho que no es Cáritas y que había comprado los pisos para ganar dinero", se lamenta Feli. Este diario ha contactado tanto con Fidere como con la EMVS para conocer su versión de los hechos y está a la espera de una respuesta.

"Durante toda la noche ha habido policías patrullado y a las seis de la mañana se han presentado siete furgonas de antidisturbios y unos 50 agentes", critica Feli, que considera que semejante despliegue policial "supera en gastos la deuda que tiene la familia, de apenas unos 3.000 euros". 

Mientras, a las puertas del edificio, un bloque de 18 plantas situado en el número 68 de la avenida de Las Suertes, unas cien personas de la Asamblea de Vallecas y de la PAH se habían concentrado para ayudar a la familia. Del piso 12, colgaba una gran bandera verde de Stop Desahucios.

 "El lanzamiento estaba fijado para las nueve y media, a las nueve han subido por la escalera y en media hora estábamos todos fuera", añade Cristina, que denuncia el uso de mazas, arietes y radiales y que una compañera ha resultado herida en el brazo al tirar la puerta abajo. Por su parte, la Jefatura Superior de Policía sostiene que el despliegue ha sido "el habitual en estos casos por prevención" y señala que no se han producido ni incidentes, ni heridos ni detenidos.

"La policía ha usado mucha violencia, hemos intentado hablar con ellos porque hay un bebé, Dilan, que es como el hijo de todos, hace mucho frío, pedíamos que los niños terminaran el periodo escolar, pero no nos han hecho ningún caso", relata Feli.

 "No hemos podido hacer nada, iban equipados hasta las orejas y han llegado como si fueran a detener a unos terroristas", continúa con impotencia Feli, que siente "mucha indignación". ¿Qué va a ser de la familia? "Se los ha llevado el Samur Social unos días a un hotel. Lo que no resuelven los poderes públicos lo resolveremos los movimientos sociales, mientras haya casas vacías no dejaremos a esta familia en la calle", sentencia.

 En declaraciones a Europa Press, el abogado de la familia, el miembro de la PAH Manuel San Pastor, ha definido la situación vivida esta mañana como un tipo de "terrorismo social" al ver "como un bebé de un mes y medio lloraba porque 50 antidisturbios entraban armados". (...) "               (   , El País, Madrid 23 ENE 2015)

Cuando un ayuntamiento quiere ser riguroso con una empresa privada del agua, puede serlo y puede hacerle la vida imposible

"(...) ¿Cómo ve el proceso de privatización de la gestión del agua?

Aquí, de una manera discreta, se ha ido extendiendo lo que se llama el proceso francés de privatización, el PPP, public private partnership, un partenariado público y privado, donde todo es mucho más sutil…

Algo parecido a lo que vemos en la Sanidad.

Claro, se está extendiendo a todo, lo que pasa es que en el ámbito del agua entra mejor. Aquí las grandes empresas proponen un partenariado público y privado donde al alcalde, o a la institución que le corresponda, le proponen ser mayoría, pero ellos controlan el negocio a través de la gestión.

Pero sí la entidad pública tiene mayoría en la empresa mixta, ¿no depende de ella la gestión?

No. Siempre hay una cláusula en la que dicen que “de mutuo acuerdo”, en virtud del know how, la empresa mixta será gestionada por el socio minoritario e incluso son los que nombran al gerente y lo justifican diciendo que son los que saben gestionar y conocen el sector. Luego hay otra cláusula que dice que las compras, contrataciones y subcontrataciones irán a cargo de la dirección de la empresa mixta, es decir, del socio minoritario. 

De esta forma dejan de haber concursos públicos y todo se adjudica de forma directa a empresas del grupo empresarial que privatiza. Este es el gran negocio del sector, que queda blindado al mercado y capturado exclusivamente por el grupo empresarial. Antes, por ejemplo, cuando la gestión era pública, si necesitabas un software concreto, lo sacabas al concurso y empresas especializadas competían. 

Ahora esto se hace de forma directa y no se trata de corrupción, es algo legal, la empresa concesionaria comprará esa tecnología a su propia empresa. La mayor parte de los beneficios de la privatización (60/70%) no emerge de la empresa mixta, sino a través de esos contratos de adjudicación directa sobrevalorados.

¿Y eso no lo fiscaliza nadie?

Aunque tú lo fiscalices no puedes hacer nada porque es su decisión, porque previamente tú les ha dicho que ellos deciden qué se compra. Este es el modelo francés, el que ha bendecido el Fondo Monetario Internacional (FMI). El 70% del mercado mundial de la gestión del agua lo controlan las dos grandes multinacinales francesas, Suez (Aguas de Barcelona) y Veolia.

¿Y aquí en España?

Aquí todo el lobbie de la construcción que reventó con la burbuja inmobiliaria ha entrado al calor de este modelo con fórmulas diferentes. La estrategia global la llevan las grandes multinacionales con empresas de distinto nombre. Las grandes constructoras han entrado en España a través del agua y el saneamiento, que es una de las nuevas burbujas de corrupción que se hereda del ladrillo, junto con la Sanidad. 

Las grandes empresas constructoras abrieron en su momento, cuando sabían que la burbuja inmobiliaria iba a estallar, las divisiones de saneamiento y agua y de sanidad privada.

¿Se puede hacer algo para revertir estos procesos?

El modelo tiene tres claves, la gestión por el kwow how que se adjudica al sector privado, que ellos decidan las compras, y la tercera es que son contratos por más de 20 o 25 años. Ellos tienen derecho a exigir en los tribunales el dinero de la inversión realizada y el lucro cesante del tiempo de concesión. 

Más allá de asegurar el negocio, lo que hace es que sea irreversible una decisión de un alcalde que fue nombrado por cuatro años y que hipoteca la gestión del agua por 40.

¿Y desde los poderes públicos no se puede hacer nada?

Siempre se puede vigilar al privado, porque siempre cometen errores y en muchas ocasiones no cumplen el contrato. Es importante que se deshaga el engaño de que con la empresa mixta la gestión es pública y que desde la izquierda se entienda que eso es una privatización tan eficaz como expropiar directamente. Lo que queda es vigilar y acosar al privado dentro del marco que te permita la ley. 

Generalmente, cuando un ayuntamiento quiere ser riguroso con una empresa privada puede serlo y puede hacerle la vida imposible. Como las empresas quieren ganar dinero, si ven que tienen una expectativa a largo plazo de negocio vigilado, de negocio acosado, en algunos casos optará por negociar. Lo importante también es que la población se conciencie. 

Yo, por ejemplo, no le auguro beneficios a la privatización que hubo en Alcazar de San Juan, porque hay una mayoría del pueblo que se la va a jurar y va a haber un acoso ciudadano hacia esa empresa. Es lo que llaman riesgos empresariales y que al final se trasladan en pérdidas."       (Toni Martínez, La Marea, 21/01/2015)